Archivo de la etiqueta: préstamos

Siempre hay excepciones

Al aprender japonés hay que tener paciencia y memoria para las múltiples excepciones a las reglas que vamos aprendiendo. Por ejemplo, en lo que respecta a la escritura, una vez que nos parece que tenemos clara la mecánica, nos encontramos con cosas que aparentemente violan todos los principios.

Vamos directo al grano:

Las palabras extranjeras se escriben en katakana

Sí, pero hay casos en que se escriben en kanji, hiragana o combinación de ambos…

  • 天麩羅  天ぷら el ya famoso tenpura…de origen portugués
  • 金平糖  konpeito, del portugués “confeito“, unos dulces bien dulces…y ricos

    English: Kompeito 日本語: こんぺいとう、金平糖

    English: Kompeito 日本語: こんぺいとう、金平糖 (Photo credit: Wikipedia)

  • 襦袢   juban, del portugués gibāo, correspondiente al español jubón, que en japonés es una especie de ropa interior para el kimono (aunque en español es otra cosa)
  • さぼる (aunque a veces se escribe サボる)  que significa “hacer la cimarra, la rabona, irse de novillos, etc.”, según donde estemos, proviene del francés “sabotage”.

Sí,  son casos más bien raros, hay que reconocerlo…pero igual cuentan como excepción. Lo que pasa es que son extranjerismos (conocidos como gairaigo) adoptados hace tanto que no se sienten como tales en japonés.

Ahora bien, tenemos el caso contrario. Palabras de origen cien por ciento japonés que suelen escribirse en katakana. Por eso, dan la impresión de ser extranjerismos, y nuestra primera reacción al encontrarlas será buscar mental e infructuosamente su equivalente en inglés.

  • バラ originalmente 薔薇  rosa
  • ロバ →  驢馬  burro
  • コンロ → 焜炉 horno

En estos casos, lo más probable es que sea la complejidad de los kanjis la que haya motivado la aplicación de la ley del menor esfuerzo, tan presente en las lenguas. Claro, hay que tener mucha paciencia para escribir eso a mano.

Así que eso, como siempre con el japonés, todo depende. Hay más casos de usos especiales del katakana, pero eso se los dejo de tarea a Uds. A ver quién juega.

4 comentarios

Archivado bajo Lingüística

Ateji: kanjis al achunte

Hace algunas semanas surgió el tema de los ateji (当て字) que son un tipo excepcional de palabras japonesas, ya que presentan alguna particularidad con respecto a su pronunciación o significado.  Existen varias posibilidades:

1. Aquellos en los que se toma la pronunciación de los kanjis individuales (sea ON o KUN) y se ignora su significado individual:  素敵 すてき (bonito) y 矢張り やはり (igualmente y muchos otros significados posibles según contexto).

2. Aquellos en los que se usan kanjis que tienen alguna relación semántica con la palabra en cuestión:  煙草 たばこ  (tabaco) cuyos kanjis significan “humo” y “hierba”, respectivamente.  Si bien era una manera frecuente de traducir al japonés palabras extranjeras, muy presentes en la literatura de la era Meiji, su uso en kanji ha caído en desuso frente al katakana.  También hay casos en que ese tipo de ateji se usa para palabras japonesas nativas como 一寸 para escribir chotto (un poco), donde sus componentes significan “uno” y “sun” que es una antigua unidad de medida equivalente a poco más de 3 cm.

3. Aquellos de uso más bien anecdótico, que si bien no se consideran dentro del “japonés correcto”, permiten al hablante (escribiente, mejor dicho), usar el lenguaje con creatividad y expresividad. Un típico caso presente en publicidad, mangas y canciones de J-pop es pronunciar ひと pero escribir 女. Otro caso, que recuerdo haber visto en Hiroshima o alrededores, es  護美箱 (ごみばこ)  para “basurero”, que si bien fonéticamente dice basurero, escrito transmite algo así como “caja para conservar la belleza (del lugar)”.  Este último tipo de atejis deja al traductor mordiéndose las uñas  en su intento de transmitir dos significados en una misma palabra.

#4577 wine shop: Yahataya Club (八幡屋蔵部)

#4577 wine shop: Yahataya Club (八幡屋蔵部) (Photo credit: Nemo’s great uncle) Un ejemplo de ateji para club (kurabu, con los kanjis de kura y bu)

3 comentarios

Archivado bajo Lingüística, Traducción

El rangaku 蘭学

A pito de nada, hoy les contaré un poco sobre el rangaku, o el estudio de los asuntos holandeses llevado a cabo por los japoneses durante el período Edo. En esa época,  Japón decidió automarginarse del mundo y mantener un limitado contacto con el exterior. Aparte de chinos y coreanos que tenían más o menos chipe libre para entrar, sólo los holandeses eran los únicos que tenían autorización para comerciar con Japón, puesto que su interés radicaba únicamente en el negocio y no tenían otras intenciones (léase evangelización), como españoles y portugueses, que fueran consideradas sospechosas por parte del Shogún.  Aún así, este permiso era bien restrictivo, ya que los marinos holandeses estaban confinados a una pequeña  isla artificial frente al puerto de Nagasaki. No tenían permiso para entrar en territorio nipón.

Dejima

Maqueta de Dejima, la isla artificial en que se confinó a los holandeses (foto: yomismito)

Entonces el rangaku consiste en el estudio de la lengua y cultura holandesa por parte de algunos japoneses para la práctica comercial, así como para conocer el mundo por medio del prisma holandés. O sea, que gran parte del conocimiento que los japoneses tuvieron de occidente fue a través de obras en holandés.  Se desarrollo así el oficio funcionario hereditario de intérprete y traductor oficial holandés-japonés. Al pensar en cómo habrá sido traducir por ejemplo las obras científicas, como las de anatomía, para un oficial sin una formación especializada, carente de una idea clara de la cultura de la que traducía, y desde un idioma del que solo tendría un uso muy restringido y oficial, no puedo más que sacarme el sombrero ante tal hazaña. Nadie les decía que les vendría bien un viaje por Holanda para dominar mejor el idioma, solo recibían una orden oficial de traducir lo que resultara relevante: libros náuticos, científicos y alguna que otra información sobre occidente.

Y ahora el dato freak. Muchas palabras usadas hoy en día en japonés son préstamos del holandés de ese entonces:

インキ inki (tinta) de inkt

アルコール arukooru (alcohol) de alcohol

ピント pinto (foco, por ejemplo en fotografía) ,  de punt

ランドセル randoseru, mochila,  de ransel

Entre muchas otras. Aunque a primera vista en algunos casos podríamos pensar que provienen del inglés, aquí les hacemos un poco de justicia y recordamos su origen paísbajense. Más ejemplos, aquí.

 

5 comentarios

Archivado bajo Cultura japonesa, Traducción, Uncategorized