Archivo de la etiqueta: MemoQ

Traducción automática de fechas japonesas en memoQ

Aunque lejos están los días de las actualizaciones semanales, trataré de no tenerlos tan abandonados este “fresquito” verano.

Así que les contaré hoy algo que hace rato me andaba rondando: la traducción automática de fechas  niponas en el programita que destronó a Wordfast en mi corazón: memoQ. (No desesperen, no quiere decir que ya no sea hincha de wordfast, solo que ahora uso más memoQ).

Entonces, pasa que muchas veces las fechas japonesas vienen en el formato

昭和60年9月13日 (Era oficial, año, mes y día)

lo que por lo general no nos sirve en castellano, donde necesitamos día, mes y año gregoriano: (13 de septiembre de 1985)

Aunque con el día y el mes no hay mucho problema, la equivalencia entre eras oficiales y años gregorianos puede ser un lío. Normalmente yo tengo una listita pegada en la pared, pero igual es un poco incómodo. Y si memoQ y nuestra inventiva puede venir al rescate, bienvenido sea.

¿Entonces, cómo se hace?

Primero hay que confeccionar una regla de autotraducción en el panel de configuración (Ventana del proyecto o consola de recursos, luego “settings” y “autotranslation rules)

Si queremos entender la mecánica de las reglas de autotraducción, primero tenemos que dominar más o menos la búsqueda con comodines en Word. Aunque a primera vista nos puede parecer algo marciano, aburrido y de poca utilidad, es una herramienta tan potente que puede ahorrar mucho tiempo al traductor avispado. Lo recomiendo a ojos cerrados, aunque requiere invertir un poco de tiempo dominar y diseñar las búsquedas, el tiempo que se ahorra justifica la inversión.

Ahora bien, el que no tenga tiempo y quiera solo aprovecharlo, puede copiar los pasos siguientes:

Primero, ir a la pestaña de “translation pairs” y copiar lo que sigue. Aquí es donde le decimos a memoQ qué debe reemplazar con qué.  Ojo que esta es la parte tediosa porque hay que hacer listas separadas para los días, meses y años (yo hice desde la era Taisho en adelante, pues antes no es muy frecuente en mis traducciones).

Paso 1

Paso 1

La mismo en las eras:

Paso 2

Paso 2

Luego hay que decirle a memoQ el orden que necesitamos para el reemplazo, o sea crear la regla. En este caso la lista de los años equivale a $1, la de los meses a $2 y la de los días a $3. Entonces, como queremos que el orden salga al revés y con un la preposición “de” entremedio, le instruimos al programa que los reemplace en el orden que deseamos y ponga de entre cada elemento.

Paso 3

Paso 3

Así, 昭和52年1月14日 nos quedará automáticamente como 14 de enero de 1977 y nos saldrá marcado en verde en el panel de resultados de memoq.

Emocionante, ¿no?

Ahora bien, si están mucho más ocupados y no tienen tiempo para configurarlo, pueden bajar el archivo que yo creé con la regla desde el Language Terminal de Kilgray. Tienen que tener una cuenta en Language terminal eso sí. Busquen “fechas japonesas” en la sección de búsqueda de recursos. Suerte, y si encuentran alguna pifia, sean buenitos y avisen.

Un detalle que se me olvidaba: los números debe estar en el mismo formato que los ingresados en la regla: si ponen 15 en ella y el original que traducen dice 15, no funcionará, a menos que hagan otra regla con ese formato numérico.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo CAT, Traducción

Los glosarios de la IATE

Para que no parezca que este blog ahora es puro autobombo (ya saldrá una nueva entrada de esas), les cuento acerca de algo que puede interesar a más traductores que los que pasan por aquí normalmente. Eso, porque no tiene nada que ver con japonés. Me refiero a los glosarios de la IATE, que es la base de datos terminológicos de la UE. O sea, que tiene una chorrera de idiomas y combinaciones posibles.

Aunque hace rato que el sitio se puede consultar aquí, desde hace un tiempo es posible bajar la base de datos completita. Eso puede hacerse desde acá.  (en formato TBX)

¡Guau! Dirán algunos que como yo, bajen el archivo todo emocionados. Pero no todo es miel sobre hojuelas, ya que el tremendo archivo presenta una gran complicación:

Es un archivo gigante que tiene todas las lenguas de la UE. Eso quiere decir que a menos que traduzcamos desde o hacia los creo que 27 idiomas que la componen, tenemos bastante información que no nos sirve.

Por eso, mis intentos de importarla a Wordfast y a MemoQ fueron en vano: esperas eternas, computador pegado y cero resultados. O sea, no pude crear glosario utilizable alguno. Ya me estaba dando por vencido cuando buscando por ahí y por allá me encontré con la página de Henk, en Holanda:

santrans.net

quien por una módica suma (10 EUR el primer par de lenguas y 7,5 EUR pares adicionales) ofrece los archivos “podados” según tus necesidades: O sea, en vez de los millones de entradas multilingües, puede conseguirte sólo los pares lingüísticos que necesites, en mi caso, inglés a español, en un formato importable para tu TAC o CAT favorita.

El proceso de importación a MemoQ resultó de lo más sencillo y sin contratiempos. A Wordfast Pro ha dado algo más de trabajo, pero no creo que sea tanto más complicado. Si no me resulta, les cuento. Si me resulta, no les cuento nada.

Eso pues.

 

ACTUALIZACIÓN:

Ya, les cuento que pasó con Wordfast. La importación a Wf Classic acabo de hacerla hace algunos minutos y me tardé idem. Un par de minutillos y el bueno de Classic fue capaz de importar 593.484 términos en casi un paraguazo. Por otro lado, con Wf Pro la cosa fue un poco más complicada. Luego de dos horas tratando de importar de importar el archivo, que aunque podado es bien grandecito, me di por vencido. Ahí llegó nuevamente Henk al rescate con una versión del archivo en varios pedacitos de 10.000 entradas para una importación menos lenteja. Cada importación es más rápida, pero hay que repetir el proceso unas 50 veces para poder importarlo todo. Así que eso pues, la conclusión es que el glosario se puede importar también a los Wordfast, pero con algunos sobresaltos…todavía no me doy el tiempo para terminarlo en Pro.  Pro 0, Classic 1.

 

 

1 comentario

Archivado bajo Localización, Traducción

Contar palabras (1a parte)

Ya, ¿me echaron mucho de menos?

Pasa que la semana pasada estuve muy ocupado (aparte de poco ocurrente), por lo que tuve que dejarlos sin post. Pero no desesperen que ya estoy de vuelta, creo. Esta vez con algo de utilidad pública no necesariamente para los raros del japonés.

Contar las palabras y caracteres de distintos tipos de archivo es fundamental para el traductor, puesto que serán la base de lo que va a cobrar y lo que va a tardar. Entonces, para que no nos quedemos cortos (ni largos), veamos algunas formas de contar palabras con mayor o menor precisión.  Ahora, si el cliente nos sale por teléfono con que «son solamente como 2 páginas», hay que sospechar. Casi seguro que serán muchos miles de palabras y si cotizamos «dos paginitas», estaremos fritos (por lo demás, tampoco es recomendable cotizar sin ver al menos una muestra del texto).

Entonces, ¿cómo contamos las palabras o caracteres?

1. Para documentos en Word:

Es lo más sencillo, porque basta con usar la función incorporada. Pero hay que tener ojo de todas formas:

Si la versión de Word es anterior a 2007, las notas al pie, los cuadros de texto y similares serán olímpicamente ignorados. Lo que puede ser fatal a la hora de cotizar. Afortunadamente, eso ya no pasa desde Word 2007 (¿quién dijo que era malo?). Pero hay que acordarse de marcar la casilla final para que los incluya.

conteo de palabras

Conteo de palabras en español y japonés en Word

Lo bueno es que al diferenciar entre caracteres asiáticos y occidentales, podemos hacer una cotización más exacta. Si un texto japonés, que cobraremos por caracter tiene muchas palabras en romaji, al contarlas por carácter podríamos estar estafando al cliente sin querer.  Por ejemplo, el documento de la foto tiene 30 “palabras”, combinando caracteres japoneses y palabras españolas, pero 108 caracteres en total.

Si tenemos Word 2003, no le creemos a Microsoft o necesitamos una estadística más detallada, podemos usar la herramienta “Complete Wordcount” eso sí una vez que la actualicen, porque está en proceso de renovación.  (Gratis… al menos hasta hace un tiempo).

Otra opción puede ser +Tools, un complemento gratuito para Wordfast. Tiene la ventaja de que permite un conteo en varios archivos a la vez y genera un informe con la estadística total e individual de los archivos:

Ejemplo de conteo con +Tools

Ejemplo de conteo con +Tools

La desventaja es que no diferencia entre los tipos de caracteres japoneses y occidentales, pero bueno, eso nos importa solo a unos pocos. Y si estamos en serio, podemos usar la función de estadísticas de MemoQ, que sí la hace, y aparte, nos muestra la cantidad de segmentos, porcentaje de coincidencias con nuestras memorias, etc. todo lo cual nos servirá a la hora de ponderar la carga de trabajo necesaria.

Estadísticas en MemoQ

Estadísticas en MemoQ

Ahora bien, si usamos todos los métodos antes mencionados en un mismo documento, veremos que suele haber disparidad en los resultados, con MemoQ siendo por lo general el más generoso en los conteos (los ejemplos de las fotos son aleatorios, no es tanta la diferencia, no se me asusten). Eso se debe a que los criterios para considerar qué es una palabra difieren según la herramienta. Para algunas, John’s puede ser sólo 1 palabra y para otros, dos. Por lo tanto, lo importante es ponerse de acuerdo con el cliente en el conteo.

Otro día vemos qué hacer para otros formatos.

3 comentarios

Archivado bajo CAT, Traducción, Uncategorized