Archivo de la etiqueta: japoneses

Japón y los moáis

La entrada de hoy está motivada por mi reciente viaje a Rapa nui, que me gustó tanto que me quedé con ganas de decir algo al respecto. Y claro, nunca falta la conexión nipona, así que aquí vamos:

 

Imagen

Este moái (original) viajó a Japón para una exhibición.
Foto:yomismito

Siempre me ha parecido interesante la atracción que aparentemente sienten los japoneses por los famosos moáis de isla de Pascua: desde la venta de dispensadores de pañuelos desechables con cara de moái, hasta la restauración de Tongariki. Rapa nui forma parte del conocimiento colectivo japonés.

 

Imagen

Imagen Ahu Tongariki, restaurado gracias al apoyo de grúas donadas y hechas a la medida por una empresa japonesa.
Foto:yomismito

Detalle placa en Tongariki

Detalle de la placa en Tongariki

Además, está la emotiva historia del moái donado recientemente a Minami-sanriku, que había perdido el que tenía a causa del último tsunami, pues fue arrastrado y descabezado por fuerza del mar.

Asimismo, existen varios lugares en Japón donde se pueden ver réplicas conmemorativas  (fin de página). No creo que haya nada parecido en otro lugar, fuera de los museos que se han llevado ejemplares de la isla.

Pero eso no es todo…existe una isla llamada Niijima, ubicada en el archipiélago de Izu, a unos 168 km al sur de Tokio, donde se han inspirado en los moáis para crear los “moyáis”, que son esculturas repartidas por toda la isla, sugerentes de los moáis algunas o completamente distintas otras. Más que una copia, yo diría que es un homenaje inspirado…con fines lúdicos y turísticos, claro.   Uno de estos “moyaís” se encuentra en Tokio, en la zona de Shibuya. Seguro que más de alguno lo ha visto y no sabía su origen.

Moyai statue (モヤイ像) #1366

Moyai statue (モヤイ像) #1366 (Photo credit: Nemo’s great uncle)

 

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Trivia, Uncategorized

El rangaku 蘭学

A pito de nada, hoy les contaré un poco sobre el rangaku, o el estudio de los asuntos holandeses llevado a cabo por los japoneses durante el período Edo. En esa época,  Japón decidió automarginarse del mundo y mantener un limitado contacto con el exterior. Aparte de chinos y coreanos que tenían más o menos chipe libre para entrar, sólo los holandeses eran los únicos que tenían autorización para comerciar con Japón, puesto que su interés radicaba únicamente en el negocio y no tenían otras intenciones (léase evangelización), como españoles y portugueses, que fueran consideradas sospechosas por parte del Shogún.  Aún así, este permiso era bien restrictivo, ya que los marinos holandeses estaban confinados a una pequeña  isla artificial frente al puerto de Nagasaki. No tenían permiso para entrar en territorio nipón.

Dejima

Maqueta de Dejima, la isla artificial en que se confinó a los holandeses (foto: yomismito)

Entonces el rangaku consiste en el estudio de la lengua y cultura holandesa por parte de algunos japoneses para la práctica comercial, así como para conocer el mundo por medio del prisma holandés. O sea, que gran parte del conocimiento que los japoneses tuvieron de occidente fue a través de obras en holandés.  Se desarrollo así el oficio funcionario hereditario de intérprete y traductor oficial holandés-japonés. Al pensar en cómo habrá sido traducir por ejemplo las obras científicas, como las de anatomía, para un oficial sin una formación especializada, carente de una idea clara de la cultura de la que traducía, y desde un idioma del que solo tendría un uso muy restringido y oficial, no puedo más que sacarme el sombrero ante tal hazaña. Nadie les decía que les vendría bien un viaje por Holanda para dominar mejor el idioma, solo recibían una orden oficial de traducir lo que resultara relevante: libros náuticos, científicos y alguna que otra información sobre occidente.

Y ahora el dato freak. Muchas palabras usadas hoy en día en japonés son préstamos del holandés de ese entonces:

インキ inki (tinta) de inkt

アルコール arukooru (alcohol) de alcohol

ピント pinto (foco, por ejemplo en fotografía) ,  de punt

ランドセル randoseru, mochila,  de ransel

Entre muchas otras. Aunque a primera vista en algunos casos podríamos pensar que provienen del inglés, aquí les hacemos un poco de justicia y recordamos su origen paísbajense. Más ejemplos, aquí.

 

5 comentarios

Archivado bajo Cultura japonesa, Traducción, Uncategorized