Archivo de la etiqueta: Japonés

En contra de la “prefecturización” de la práctica traductora.

Ya, sí, está claro que eso de “prefecturización” no lo han escuchado nunca y que me lo acabo de inventar. En realidad, la idea es despotricar acerca de un fenómeno muy presente entre algunas agencias de traducción, estudiantes o los ya mencionados traductores zombis. Pero, ¿a qué diablos me refiero?

Llamo “prefecturización” a aquella típica obsesión de pensar que todo tiene una traducción oficial, o una teiyaku (定訳), es decir, una traducción asentada, aceptada o establecida. Pues claro, muchas veces así es. Sobre todo para conceptos específicos, nombres de organizaciones y otra gran variedad de fenómenos posibles.

Sin embargo, dicha realidad no implica que todo, siempre, tenga una traducción “oficial”. Los contextos son variables y lo adecuado en uno puede no serlo en otro. Aunque sea dentro de una misma disciplina. Siempre depende del contexto, las estructuras gramaticales, las posibilidades y estilo de expresión e incluso el espacio disponible.

Pero eso no es todo. En general, los promotores de las “traducciones oficiales” tienden a no poner en duda aquellas traducciones que encuentran y las adoptan casi dogmáticamente: así lo aprendí, eso dice el diccionario o así sale en tal o cual página de internet.

Y aquí es cuando llegamos a lo de la prefectura, que no es más que un ejemplo, pero bien ilustrativo. Todo el que sepa algo de Japón sabrá que su división administrativa principal es el ken (県), que “impajaritablemente” se traduce como prefectura, puesto que en inglés siempre se traduce como prefecture. Pero, ¿qué pensamos en español cuando leemos o escuchamos prefectura? Yo diría que nada parecido a la acepción de 県, sino más bien algo similar a una jurisdicción policial, naval, militar o algo por el estilo, no una división territorial de carácter administrativo, más parecida a provincia o lo que en algunos países hispanohablantes denominan departamento.

¿Quiero decir entonces que me opongo a traducir 県 como prefectura? Claro que no. Es solo cosa de contexto. Si el texto es de carácter administrativo, o turístico y está destinado a hispanohablantes residentes o paseantes en Japón, creo que prefectura sería lo más atinado. Otro sería el caso de un texto literario o de otro tipo destinado a un público no versado en temas nipones. Creo que ahí, lo mejor sería algo parecido a provincia.

En suma, las supuestas traducciones asentadas, no son sagradas.

"Prefectura" delimitando un recinto naval, si mal no recuerdo. en Colonia, Uruguay

“Prefectura” delimitando un recinto naval, si mal no recuerdo. en Colonia, Uruguay

5 comentarios

Archivado bajo Opiniones, Traducción

Restaurantes de sushi: dime como se llama y te diré si hicieron la tarea

Aunque el sushi que se sirve en la gran mayoría de los restaurantes criollos es precisamente eso, una adaptación del clásico plato nipón al paladar chileno —por lo mismo, pronunciado “suchi” y rebosante de palta— no son pocos los locales que para darse aires de orientalidad se ponen un nombre japonés o cuelgan letreros alusivos en esa lengua. Hasta ahí, todo bien. Ahora, no son pocos los casos en que queda más que claro que no hicieron su tarea de investigar qué diablos es lo que dicen sus letreros, o usaron un traductor automático, buscaron palabra por palabra en un diccionario o simplemente, no tienen mucha idea.

Por ejemplo, tenemos este local que cada vez que paso por al frente trato de encontrarles una justificación, pero no lo logro.  Ese cartel en japonés dice “でし”  (deshi) en lugar de “すし” (sushi). “Deshi” podría significar también discípulo, pero en ese caso, se escribiría en kanji (弟子). Y no tiene mucho que ver ni con el nombre ni con el rubro ni nada. Así que, reprobados.

"deshi" en lugar de "sushi"

“deshi” en lugar de “sushi”

Este otro es de lo más raro. Se llama “mazui”, o sea, insípido, desabrido, o lisa y llanamente, de mal sabor. Como que no me dan ganas de probarlo. El kanji que ponen, por otro lado, significa bodega (en su sentido de almacén o depósito). Se me ocurre que es una bodega de sushi desabrido…nada apetitoso. (Ojo, quizás sea bueno y sabroso, pero el nombre no me invita a probarlo).

"mazui" significa "de mal sabor"

También estaba (ya no existe) este otro que no tiene muy claro qué idioma hablan en Japón, pues se llama “ai shiteru“, que claro, significa “te amo” en japonés, pero escriben eso mismo… ¡en chino! Nótese la diferencia: dice 我爱你 , pero debería decir  愛してる.

Imagen sin título

Pero los peores son para mi gusto los que se aprovechan del dolor ajeno, como este local viñamarino que se bautizó así poco después de la crisis en Fukushima. Luego de acalorados debates y discusiones, accedieron a cambiarse de nombre.

Y usted, ¿conoce otro ejemplo?

 

1 comentario

Archivado bajo Trivia

Letreros curiosos

Cuando caminamos por nuestra ciudad no prestamos mucha atención a los letreros, pero si estamos en otro país, tendemos a encontrarnos con cosas que nos llaman la atención. Aunque en realidad yo me la paso criticando y corrigiendo mentalmente los letreros que me encuentro donde sea (deformación profesional), mientras viví en Japón me encontré con algunos letreros dignos de comentar. En realidad fueron decenas, pero eran otros tiempos y el celular no tenía cámara y si la tenía, era de menor resolución que un indeciso (chiste profundo). Así que solo pude sacar algunas pocas fotos cuando andaba premunido de mi cámara.

El primero es este que veía siempre en la estación de Ikenoue, camino a la universidad. Probablemente el único letrero “en español” que vi en Japón (aparte de los que prohíben artistas callejeros y similares, que no cuentan).  Digo “en español” entre comillas porque está más que claro que aquí el idioma no es más que ornamental. A menos que sea algún dialecto como zamboangueño… pero es poco probable.

Taller de segundo, mano de curativa.

Aparentemente se trata de una clínica que ofrece quiropraxia para deportistas y regulación del sistema nervioso autónomo, sea lo que sea que eso signifique.

decorativa tampoco, ¿no?

Decorativa tampoco, ¿no?

Ahora, si alguien se extraña y se pregunta “¿pero cómo, cómo no averiguan bien antes de hacer el letrero?”, que se dé una vuelta por los restaurantes de sushi de su barrio y verá desaciertos parecidos. Cerca de mi casa había uno que se llamaba “Aishiteru” (te amo, en japonés), pero el letrero decía 我愛你 que significa lo mismo… pero en chino. O sea, como para pensar que el sushi es de lo más auténtico. Ahora se me ocurre que esto de los nombres de restaurantes de sushi da para otra entrada en este pobre blog, así que quedamos hasta aquí.

El siguiente era un anuncio de empleo en un restaurante del estiloso barrio de Shimokitazawa. Aquí lo curioso es el contenido, de una honestidad brutal, que traducido y adaptado un poco es algo así:

“Oye, joven, trabaja. No importa que no tengas ganas ni entusiasmo. Tampoco necesitas experiencia ni nada. Por una hora de trabajo, de 900 yenes hacia arriba. Podrás hartarte de comida. Implica cansancio moderado”.

No necesita entusiasmo para trabajar

No necesita entusiasmo para trabajar

El último es este triste llamado de atención a sacar la basura como corresponde. Un descriteriado dejó unas frazadas (o un colchón, no me acuerdo bien) junto con la basura. Aunque desafortunadamente por aquí se ven colchones y sillones tirados junto con la basura, en Japón está claramente establecido que esos son artículos voluminosos que requieren un trámite para tirarlos a la basura: por una módica suma, la municipalidad va a buscarlos a tu casa en una fecha convenida.

Ahora el letrero es triste porque aunque es claro que el infractor es un desalmado (kokoro no nai hito, como dice el letrero) a quién no le preocupa cumplir con las normas de convivencia, cuesta pensar que vaya a ser lo que le indican: “haga el trámite para su retiro”.

Una persona "sin corazón" sacó mal la basura

Una persona “sin corazón” sacó mal la basura

Ahora, qué pasó después, no me acuerdo.

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Traducción automática de fechas japonesas en memoQ

Aunque lejos están los días de las actualizaciones semanales, trataré de no tenerlos tan abandonados este “fresquito” verano.

Así que les contaré hoy algo que hace rato me andaba rondando: la traducción automática de fechas  niponas en el programita que destronó a Wordfast en mi corazón: memoQ. (No desesperen, no quiere decir que ya no sea hincha de wordfast, solo que ahora uso más memoQ).

Entonces, pasa que muchas veces las fechas japonesas vienen en el formato

昭和60年9月13日 (Era oficial, año, mes y día)

lo que por lo general no nos sirve en castellano, donde necesitamos día, mes y año gregoriano: (13 de septiembre de 1985)

Aunque con el día y el mes no hay mucho problema, la equivalencia entre eras oficiales y años gregorianos puede ser un lío. Normalmente yo tengo una listita pegada en la pared, pero igual es un poco incómodo. Y si memoQ y nuestra inventiva puede venir al rescate, bienvenido sea.

¿Entonces, cómo se hace?

Primero hay que confeccionar una regla de autotraducción en el panel de configuración (Ventana del proyecto o consola de recursos, luego “settings” y “autotranslation rules)

Si queremos entender la mecánica de las reglas de autotraducción, primero tenemos que dominar más o menos la búsqueda con comodines en Word. Aunque a primera vista nos puede parecer algo marciano, aburrido y de poca utilidad, es una herramienta tan potente que puede ahorrar mucho tiempo al traductor avispado. Lo recomiendo a ojos cerrados, aunque requiere invertir un poco de tiempo dominar y diseñar las búsquedas, el tiempo que se ahorra justifica la inversión.

Ahora bien, el que no tenga tiempo y quiera solo aprovecharlo, puede copiar los pasos siguientes:

Primero, ir a la pestaña de “translation pairs” y copiar lo que sigue. Aquí es donde le decimos a memoQ qué debe reemplazar con qué.  Ojo que esta es la parte tediosa porque hay que hacer listas separadas para los días, meses y años (yo hice desde la era Taisho en adelante, pues antes no es muy frecuente en mis traducciones).

Paso 1

Paso 1

La mismo en las eras:

Paso 2

Paso 2

Luego hay que decirle a memoQ el orden que necesitamos para el reemplazo, o sea crear la regla. En este caso la lista de los años equivale a $1, la de los meses a $2 y la de los días a $3. Entonces, como queremos que el orden salga al revés y con un la preposición “de” entremedio, le instruimos al programa que los reemplace en el orden que deseamos y ponga de entre cada elemento.

Paso 3

Paso 3

Así, 昭和52年1月14日 nos quedará automáticamente como 14 de enero de 1977 y nos saldrá marcado en verde en el panel de resultados de memoq.

Emocionante, ¿no?

Ahora bien, si están mucho más ocupados y no tienen tiempo para configurarlo, pueden bajar el archivo que yo creé con la regla desde el Language Terminal de Kilgray. Tienen que tener una cuenta en Language terminal eso sí. Busquen “fechas japonesas” en la sección de búsqueda de recursos. Suerte, y si encuentran alguna pifia, sean buenitos y avisen.

Un detalle que se me olvidaba: los números debe estar en el mismo formato que los ingresados en la regla: si ponen 15 en ella y el original que traducen dice 15, no funcionará, a menos que hagan otra regla con ese formato numérico.

Deja un comentario

Archivado bajo CAT, Traducción

Tipografía japo en chrome

 

 

 

 

Uf. Cómo pasa el tiempo. Uno decide tomarse un rato y de golpe y porrazo ya no sé cuánto tiempo pasó desde la última entrada. Pero bueno, así no más es la cosa. Que la falta de tiempo, que la flojera o que la falta de inspiración. Pero bueno, hoy hice un minidescubrimiento que puede servirle a más alguien así que se los cuento:

Resulta que desde hace algunas semanas que estoy usando el famoso Chrome, porque definitivamente Firefox no anda con Windows 8.1, digan lo que digan. Aunque aun extraño su barra de acceso rápido a buscadores (la de la esquina superior derecha) y no encuentro nada parecido en Chrome, pasa que el navegador este es bastante bueno en casi todo lo demás. Y el “casi”  por poco me desespera. Pasa que si quieres visitar sitios en japonés, Chrome tiende a mostrarlos con la peor de las tipografías posibles. Una cosa que duelen los ojos y da vergüenza ajena ver esos kanjis mutilados y traspasados con trazos fuera de lugar. Esa es la configuración predeterminada (“por defecto”, dicen algunos…en este caso, con mucha razón). Pero pasa que como tenía que ser, eso se puede cambiar fácilmente en las opciones. Es bien sencillo, pero hay que recordar cambiar tanto la “fuente” (la que nos guste, normalmente MS Mincho funciona bien) como la codificación (Unicode UTF-8). Si no hacemos esto último, por lo visto no funciona y decepciona.

Aquí les dejo unas capturas para que no se pierdan:

Paso 1

Paso 1

Paso 2

Paso 2

Paso 3

Paso 3

 

Eso sería. Hasta la próxima.

Deja un comentario

Archivado bajo Localización

Trivia numérica

Pensando en algún tema del que escribir en este humilde espacio, recordé un asunto numérico matemático que había visto por ahí alguna vez: Los números en japonés. Quien se haya aventurado alguna vez con su estudio habrá notado que el sistema numérico es un tanto diferente al nuestro. Para más detalles al respecto, ver esta entrada antigua. Por lo general, nos enteramos de la existencia de  los “manes”, los “okus” y los “chous”. Osea, diez mil, cien millones y 1 billón respectivamente.  (万、億 y 兆 por si hay por ahí algún fan de los kanjis).

Dominar los “manes” resulta imprescindible para manejarse en el japonés cotidiano. Los okus no tanto, aunque si eres traductor ténico más de alguna vez aparecerá por ahí en alguna estadística o gráfico. Los chous son más raros pero igual hacen su aparición de vez en cuando.

¿Y?

La pregunta del millón (ja, salió sin querer): ¿y qué pasa con los números más grandes, como billón, trillón y demases?

Pues que claro, como no, tienen cada uno su palabra y su kanji correspondiente:

KEI 1016
GAI 1020
JOU 1028
KOU 1032
KAN 1036
SEI 1040
SAI 1044
GOKU 1048
恒河沙 GOUGASHA 1056
阿僧祇 ASOGI 1064
那由他 NAYUTA 1072
不可思議 FUKASHIGI 1080
無量大数 MURYOUTAISUU 1088

Pero ojo, como el patrón numérico es diferente, no encontramos equivalentes exactos a trillón, cuatrillón y compañía, por lo que su traducción será más matemática que léxica. Quizás la mejor opción sería usar notación científica según el caso, ya que poner un  número como 1000000000000000000000000000000  o escribirlo con palabras será algo engorroso.

Por suerte, estas cifras “astronómicas” no aparecen nunca y son más bien una curiosidad. De hecho, sobre todo los últimos mencionados, de aparecer en un texto lo más probable es que se refieran a un número muy alto en lugar de su equivalente numérico exacto: basta buscar en el diccionario y ver que la primera acepción suele ser algo así como “número extremadamente grande”.

Ahora, qué sabe un japonés promedio de esto, ni idea. Me imagino que poco, pues acabo de enterarme, por ejemplo, de los nonillones y decillones en castellano… así que ahí tienen, por si quieren presumir.

2 comentarios

Archivado bajo Traducción, Trivia

Parece japonés, pero no es

mica

Hace unos días llegó a mis manos esta curiosidad. Se trata del envoltorio de un protector de pantalla para teléfono celular que, a primera vista, no tiene nada de especial. Instrucciones en inglés y japonés. Listo. Aunque si lo miramos con atención, hay algo extraño, aparte del inglés descuidado y de dudosa calidad. Eso no sería novedad alguna. Lo curioso es que el japonés de estas instrucciones tampoco es de lo más católico que digamos, si es que se me permite la comparación.  Por una parte, aparecen kanjis raríficos, que como naturalmente son la contraparte china de las letras niponas igual se entienden con algo de esfuerzo.  Eso sí, a medida que vamos leyendo, la cosa se complica.  Primero, parece que algo de dislexia también hay: ち en vez de さ, o sea, kudachii en lugar de kudasai. ¿Y qué diablos será いよら ? La última instrucción es toda una sorpresa con ese intento de “保存” y nada más ni nada menos que un ゐ (wi), que es un hiragana obsoleto, en lugar de る.

Tanto error me hace suponer que el japonés aquí solo cumple una función estética o peor aún, es un intento de los fabricantes chinos por hacer pasar su producto como japonés. Me imagino que sobre todo en Asia, donde es más probable que el público reconozca la escritura japonesa aunque no la entienda, podría resultar una buena estrategia para aprovecharse  del prestigio de los bienes made in Japan. Una especie de localización mal entendida, por así decirlo.

Deja un comentario

Archivado bajo Localización, Traducción, Uncategorized

Japonesismos actuales

Uno de los procesos evolutivos de las lenguas es la incorporación de extranjerismos para designar ideas de las que carecen. Ciertos idiomas son más abiertos que otros, pero prácticamente todos viven el proceso. Si bien en ocasiones las incorporaciones no dejan de presentar resistencia por alguna parte de la población (y los traductores muchas veces las usamos pero a la hora de traducir con ellas nos tiembla la mano), hay muchos casos en que indudablemente son un gran aporte y parte del intercambio cultural. En el caso de los extranjerismos, o japonesismos, en castellano hemos adoptado los clásicos karate (空手) , kimono (着物) , geisha (芸者), biombo (屏風, apuesto a que esa los sorprende…pasó por el portugués primero eso sí) , entre otros, además de sushi (寿司) y manga (漫画), recientemente incorporados por la RAE con algo de polémica.

No obstante, hay otros casos que  poco a poco comienzan a hacer aparición en nuestra lengua. Es el caso de mojibake y emoji, que me encuentro nada menos que en un libro de la Fundéu (Escribir en Internet), por lo que podemos suponer que no han sido usados por desidia ni esnobismo (ahí tenemos otro, pero como no es de japonés, no digo nada). Por otro lado, es muy nuestro, o sea típico de los hispanohablantes, preguntarnos si una palabra está o no aceptada por la RAE o si “existe o no”. Otras comunidades tienen mayor libertad lingüística y no le temen a un fantasma institucional que dirima lo que se puede o no decir. Pero esa es harina de otro costal.

Entonces, los japonesismos en cuestión son:

  • Mojibake (文字化け) corresponde a los mamarrachos que vemos cuando queremos ver una página web que nuestro navegador o sistema operativo no está configurado para mostrar, o sea, cuando hay problemas de codificación. Se puede dar en diversos “sabores”, como solo rectángulos o signos de interrogación en lugar de determinadas letras, o ser una ensalada de caracteres indescifrables.

    mojibake as art

    mojibake as art (Photo credit: TR4NSLATOR)

  • Emoji  (絵文字)  son los pictogramas disponibles para los mensajes de telefonía móvil: caritas sonrientes, corazones, besitos, pollitos o caca con ojos también. Ahora bien, mi primera impresión es que si ya tenemos “pictograma” no sería necesario adoptar “emoji“, aunque puede haber alguna connotación técnica que se me escape en este instante.

    emoji: 

    emoji:  (Photo credit: luxuryluke)

Aparte de esos, hace poco me tocó interpretar en una conferencia donde varios panelistas chilenos usaban términos japoneses como si nada:

kaizen (改善) ; genba (現場) y  muda (無駄), que pueden traducirse como “mejora continua”, “el lugar donde ocurren las cosas” y “desperdicio” respectivamente.

Como kaizen corresponde a toda una filosofía empresarial, creo que resulta práctico usar el japonesismo, ya que le aporta una reputación de exotismo y eficiencia al mismo tiempo. Sin embargo, muda no parece aportar mucho: si lo veo en castellano, no dejo de imaginarme una señora que no habla. Y si lo vemos en frases como “eliminar las mudas“, podemos tener hasta imaginaciones criminales. Ahora el caso de genba, creo que no es tan relevante el concepto y que puede traducirse como “en terreno, in situ” u otras fórmulas según el caso. No obstante, parece ser que el contexto de “producción esbelta”, sí se usa tal cual. A mí me da la impresión que a veces usando los extranjerismos se da una pátina de exotismo y se sobrereverencia la lengua original.

Los traductores tendremos  que ver con el tiempo por cuáles alternativas se decantan los usuarios, aunque la experiencia diga que seguramente opten por los japonesismos. Habrá que ver.

7 comentarios

Archivado bajo Lingüística, Opiniones, Traducción, Trivia, Uncategorized

Murakamis

Hace unos meses terminé de leer los dos primeros tomos del 1Q84 del famosísimo Haruki Murakami y hace rato que pensaba escribir alguna cosilla. Por algún motivo, más que “1Q84” (ichi kyu hachi yon), me da por pensar que se llama “ichi maru kyu” (109). Quienes hayan pasado una temporada en Tokio deberían encontrarlo gracioso…

La verdad, es que en mi muy humilde opinión, y con todo el cariño que le tengo a este candidato al Nobel, debo decir que se me cayó del podio.  De hecho, la lectura me llevó como dos meses o más pues me daba un sueño casi instantáneo. Una vez que llegué al final, comprobé no sin cierta sorpresa de que no tenía el menor interés de ir por el tercer tomo. Está claro que no soy experto en literatura, pero me da la impresión que sigue la misma fórmula de muchas de sus otras obras, en las que narraciones originalmente desconectadas confluyen en algún punto y en la que hay alguna especie de búsqueda extraña o sobrenatural. Además, me pareció que se alarga innecesariamente en historias accesorias que no aportan mucho, sólo lo necesario para rellenar la cantidad de tomos.

Pero bueno, ¿qué puedo decir de la traducción? Nada, porque lo leí en su versión original. De todas formas, he leído por ahí que está sumamente bien lograda. Mientras lo leía, iba haciendo nota mental de posibles dificultades de traducción, de las que recuerdo dos:

Japanese writer Haruki Murakami

Japanese writer Haruki Murakami (Photo credit: Wikipedia)

1. El tema del plural y singular en español versus la falta de número gramatical en japonés, cuando la protagonista  Aomame ve dos lunas en el cielo, donde me imagino que el traductor debe haber hecho alguna jugada maestra para que no suene raro en castellano.

2. Lo otro, que no sé si se intentó (o logró) transmitir en castellano, es el efecto de la niña disléxica que habla todo en hiragana, sin kanjis (o en castizo culto, “sinogramas”,), para reflejar su falta de escolaridad. No sé qué habrá hecho el traductor y sería interesante comparar.

¿Y el otro Murakami?

Ryu Murakami(村上龍), Japanese novelist and filmm...

Ryu Murakami(村上龍), Japanese novelist and filmmaker. (Photo credit: Wikipedia)

Pues, Ryu Murakami del que me encontré una traducción de “Piercing” en una librería del centro de Santiago  (“Prosa y Política”, cerca de la Moneda, donde tienen gran cantidad de literatura nipona traducida) . A diferencia de Haruki, Ryu es mucho menos mediático, por lo tanto más hipster, pero sumamente violento y oscuro (en Japón es bien famoso, solo que en el mundo hispano es menos conocido). “Piercing” es una novelita corta, de lectura rápida pero no por eso menos valiosa. Es un descarnado retrato de los bajos instintos y traumas que puede haber en una sociedad como la japonesa o como cualquiera, lo que le da un mayor toque de universalidad que la más bien rarífica historia del superventas de Haruki.

2 comentarios

Archivado bajo Cultura japonesa, Reseñas, Traducción

OCR (reconomiento óptico de caracteres) para Kanji

Y así de golpe y porrazo ya pasó un mes desde la última vez que escribí. Falta de tiempo y de inspiración me han mantenido alejado. A pedido del público (mentira) reaparezco para comentar algo que quedó pendiente por ahí en un comentario de Javier F: el OCR. Me imagino que la gran mayoría de los traductores  detestamos los PDF como formato para traducir, pero los usamos bastante como formato para mandar CV, cotizaciones y demás documentos que requieren una menor “editabilidad”. 

En realidad, cuando el PDF está hecho “como la gente” a partir de un documento digital, los problemas de conversión no son tantos. Sí, el formato se puede perder o desordenar, pero al menos tienes el texto. Sin embargo, como suele suceder con la mayoría (en mi caso, al ojo, un 90%) de las traducciones desde el japonés, el documento original es un lindo PDF escaneado, muchas veces rayas y texto manuscrito (“no traducir esto” y cosas así).

Luego de maldecir un poco, la única solución es la aplicación de OCR rogando que resulte. Si la resolución es alta y los caracteres son fácilmente legibles, los resultados pueden ser más que asombrosos. En cambio, si la resolución es baja y los caracteres aparecen “reventados”, los resultados pueden ser horrorosamente malos.  Por lo general, malos resultados arrojan una página con tanto kanji exótico que parece chino.

Ahora, ¿qué herramientas uso para esta odisea?

Un sencillo y no muy caro programita especializado en japonés: やさしくPDF OCR v.2.0  .  Lo tengo hace varios años y es mi OCR fiel. Ahora bien, hace rato que no se actualiza la página donde lo venden, así que no me queda claro si aún existe o no.

Este やさしくPDF OCR v.2.0 tiene bastantes buenos resultados, y es bastante ajustable. El gran problema  es que para el texto combinado japonés y carácteres latinos, fracasa rotundamente en estos últimos, pues se le olvida poner espacios entre medio. QUeDAalgoasI. El otro problema es el típico  de las aplicaciones para japonesas: normalmente no usan los mismos atajos de teclado que en inglés (si es que los usan) y ordenan los comandos de forma “típicamente japonesa”.

Al menos hasta hace un tiempo, programas excelentes en OCR para letras occidentales como Abby Fine Reader no tenían complemento para japonés. No sé si lo habrán adaptado ni a qué nivel, pero a juzgar por los bastante buenos resultados que he obtenido con el ReadIris que venía con la impresora HP, si es que Abby lo incorporó, debería ser bastante bueno.

La otra herramienta y la única gratuita que conozco, es la función de OCR que hay en una poco conocida aplicación que suele estar escondida en las herramientas de Microsoft Office: “Document Imaging”.  El único pero es que funciona con el idioma del sistema operativo de tu computador, así que si usas uno en japo, quizás sin saberlo, tienes un OCR para japo.  Si no, igual tienes un OCR del idioma de tu sistema, lo que igual no es malo. Ojo, la desventaja es que esa aplicación sólo abre archivos .tiff o .mdi, por lo que antes debes guardar el PDF en esos formatos (¿cómo?  se lo explico en los comentarios al que quiera).

OCR "escondido"

OCR “escondido” (clic para agrandar)

12 comentarios

Archivado bajo Localización, Traducción, Uncategorized