Archivo de la etiqueta: Haruki Murakami

Murakamis

Hace unos meses terminé de leer los dos primeros tomos del 1Q84 del famosísimo Haruki Murakami y hace rato que pensaba escribir alguna cosilla. Por algún motivo, más que “1Q84” (ichi kyu hachi yon), me da por pensar que se llama “ichi maru kyu” (109). Quienes hayan pasado una temporada en Tokio deberían encontrarlo gracioso…

La verdad, es que en mi muy humilde opinión, y con todo el cariño que le tengo a este candidato al Nobel, debo decir que se me cayó del podio.  De hecho, la lectura me llevó como dos meses o más pues me daba un sueño casi instantáneo. Una vez que llegué al final, comprobé no sin cierta sorpresa de que no tenía el menor interés de ir por el tercer tomo. Está claro que no soy experto en literatura, pero me da la impresión que sigue la misma fórmula de muchas de sus otras obras, en las que narraciones originalmente desconectadas confluyen en algún punto y en la que hay alguna especie de búsqueda extraña o sobrenatural. Además, me pareció que se alarga innecesariamente en historias accesorias que no aportan mucho, sólo lo necesario para rellenar la cantidad de tomos.

Pero bueno, ¿qué puedo decir de la traducción? Nada, porque lo leí en su versión original. De todas formas, he leído por ahí que está sumamente bien lograda. Mientras lo leía, iba haciendo nota mental de posibles dificultades de traducción, de las que recuerdo dos:

Japanese writer Haruki Murakami

Japanese writer Haruki Murakami (Photo credit: Wikipedia)

1. El tema del plural y singular en español versus la falta de número gramatical en japonés, cuando la protagonista  Aomame ve dos lunas en el cielo, donde me imagino que el traductor debe haber hecho alguna jugada maestra para que no suene raro en castellano.

2. Lo otro, que no sé si se intentó (o logró) transmitir en castellano, es el efecto de la niña disléxica que habla todo en hiragana, sin kanjis (o en castizo culto, “sinogramas”,), para reflejar su falta de escolaridad. No sé qué habrá hecho el traductor y sería interesante comparar.

¿Y el otro Murakami?

Ryu Murakami(村上龍), Japanese novelist and filmm...

Ryu Murakami(村上龍), Japanese novelist and filmmaker. (Photo credit: Wikipedia)

Pues, Ryu Murakami del que me encontré una traducción de “Piercing” en una librería del centro de Santiago  (“Prosa y Política”, cerca de la Moneda, donde tienen gran cantidad de literatura nipona traducida) . A diferencia de Haruki, Ryu es mucho menos mediático, por lo tanto más hipster, pero sumamente violento y oscuro (en Japón es bien famoso, solo que en el mundo hispano es menos conocido). “Piercing” es una novelita corta, de lectura rápida pero no por eso menos valiosa. Es un descarnado retrato de los bajos instintos y traumas que puede haber en una sociedad como la japonesa o como cualquiera, lo que le da un mayor toque de universalidad que la más bien rarífica historia del superventas de Haruki.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Cultura japonesa, Reseñas, Traducción

Traducción de tallarines

Dándome una vuelta el otro día por uno de los blogs que sigo, me encontré con una entrada que me hizo pensar en la publicación de hoy. Se trata de una comparación de diferentes traducciones del párrafo con que abre la misteriosa “Crónica del Pájaro que da vuelta al mundo”, del famosísimo Haruki Murakami, de quién ya hemos hablado en otra oportunidad.

Entonces, veamos.

Original:

台所でスパゲティーをゆでているときに、電話がかかってきた。僕はFM放送にあわせてロッシーこの『泥棒かささぎ』の序曲を口笛で吹いていた。スパゲティーをゆでるにはまずうってつけの音楽だった。電話のベルが聞こえたとき、無視しようかとも思った。スパゲティーはゆであがる寸前だったし、クラウディオ・アバドは今まさにロンドン交響楽団をその音楽的ピークに持ちあげようとしていたのだ。

Versión inglesa de Alfred Birnbaum

I’m in the kitchen cooking spaghetti when the woman calls. Another moment until the spaghetti is done; there I am, whistling the prelude to Rossini’s La Gazza Ladra along with the FM radio. Perfect spaghetti-cooking music. “I hear the telephone ring but tell myself, Ignore it. Let the spaghetti finish cooking. It’s almost done, and besides, Claudio Abbado and the London Symphony Orchestra are coming to a crescendo.

Versión inglesa de Jay Rubin

When the phone rang I was in the kitchen, boiling a potful of spaghetti and whistling along with an FM broadcast of the overture to Rossini’s The Thieving Magpie, which has to be the perfect music for cooking pasta. “I wanted to ignore the phone, not only because the spaghetti was nearly done, but because Claudio Abbado was bringing the London Symphony to its musical climax.

Versión española de Lourdes Porta y Junichi Matsuura

Cuando sonó el teléfono, estaba en la cocina con una olla de espaguetis al fuego. Iba silbando la obertura de La gazza ladra, de Rossini, al compás de la radio, una emisión en FM. Una música idónea para cocer la pasta.

Al oír el teléfono, tuve la tentación de ignorarlo. Los espaguetis ya estaban casi listos y, además, en aquel preciso instante, Claudio Abbado conducía la orquesta filarmónica de Londres hacia el clímax musical.

Al haber dos versiones en inglés, como es natural, algunos prefieren la segunda, por ser más elegante y fácil de leer, mientras que otros prefieren la primera, por ser la primera encarnación de Murakami en inglés. En español no tenemos esa disyuntiva, porque no tenemos dónde elegir. Claro que si me preguntan, no es necesario. Encuentro que la versión en español está muy bien lograda y comparada con las sajonas, es la más fiel, pues intenta reflejar el estilo del original respetando la separación entre las oraciones. Al mismo tiempo evita la monotonía que acecha en la traducción del japonés:  スパゲティー (espagueti) figura tres veces en el original, pero en español, sólo dos, y separadas por “pasta”. Es que en español no nos gusta la repetición, y con tanto espagueti en tan pocas líneas, nos daría indigestión. Tampoco agrega nada que no sea necesario (nótese el there I am, de Birbaum, que no está en el original).

Spaghettis

Spaghettis (Photo credit: HatM)

Podríamos hablar además de la diferencia de tiempo verbal en la primera versión inglesa, pero con esto de los espaguetis, ya me dio hambre. Hasta la próxima.

 

8 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Madera noruega

Tokio Blues

Tokio Blues (Photo credit: -Dreamflow-)

Norwegian Wood, de Haruki Murakami , o Tokio Blues, como se la conoce en español, fue la primera novela que fui capaz de leer en japonés, así que le tengo un cariño especial. Partía el 2002 y por supuesto aún no existía la versión en castellano. Mientras leía, me preguntaba cómo podría traducirse el título, ya que en japonés se llama「 ノルゥエイの森」  (/noruuei no mori/), lo que plantea un dilema que tiene que ver con intertextualidad, con traducciones asentadas y con mercadeo.  Lo que pasa es que el título ノルゥエイの森 es la traducción asentada al japonés de Norwegian Wood, la famosa canción de los Beatles, famosa por su incorporación del sitar indio en la música popular occidental. O sea, que los discos japoneses listaban eso como el título de la canción, aunque claramente es una traducción equivocada, puesto que significa “Bosques de Noruega”, mientras que en la canción, “norwegian wood” se refiere a la madera de algún mueble de la habitación de la mujer que aparece en la canción, por lo que más exacto  habría sido  ノルウェー産の木材.  Ahora bien, claramente Bosques de Noruega sueno bastante más poético que madera noruega, por lo que a Murakami no le debe haber importado hacer referencia a una canción mal traducida, total, lo que importaba era la evocación en el lector de dicha canción. Entonces, el problema era cómo habría que traducir el título al castellano. Como beatlero empedernido, no soy capaz de saber si el hispanohablante promedio conoce la canción por su título en inglés o en castellano. Si bien actualmente los títulos de discos y  canciones se comercializan tal cual en inglés  (al menos en Latinoamérica), en los sesenta y setenta sí se traducían. Basta con conseguir algún antiguo disco de vinilo y revisar. Entonces, lo lógico habría sido traducir el título de la misma forma en que se traducía en los títulos, para evocar la canción en el lector. Sin embargo, nos quedaría la espina de estar en cierto modo corrigiendo la traducción japonesa de la canción y eliminando la referencia a los bosques.  Pero como en esto de los títulos el traductor (traductora en este caso) no suele tener mucha injerencia, la traducción final fue Tokio blues, a imitación de la versión en italiano que había salido unos años antes. Claro, quizás suena más atractivo, y al igual que con las películas, lo que importa es que venda.

5 comentarios

Archivado bajo Traducción