Archivo de la categoría: Traducción

En contra de la “prefecturización” de la práctica traductora.

Ya, sí, está claro que eso de “prefecturización” no lo han escuchado nunca y que me lo acabo de inventar. En realidad, la idea es despotricar acerca de un fenómeno muy presente entre algunas agencias de traducción, estudiantes o los ya mencionados traductores zombis. Pero, ¿a qué diablos me refiero?

Llamo “prefecturización” a aquella típica obsesión de pensar que todo tiene una traducción oficial, o una teiyaku (定訳), es decir, una traducción asentada, aceptada o establecida. Pues claro, muchas veces así es. Sobre todo para conceptos específicos, nombres de organizaciones y otra gran variedad de fenómenos posibles.

Sin embargo, dicha realidad no implica que todo, siempre, tenga una traducción “oficial”. Los contextos son variables y lo adecuado en uno puede no serlo en otro. Aunque sea dentro de una misma disciplina. Siempre depende del contexto, las estructuras gramaticales, las posibilidades y estilo de expresión e incluso el espacio disponible.

Pero eso no es todo. En general, los promotores de las “traducciones oficiales” tienden a no poner en duda aquellas traducciones que encuentran y las adoptan casi dogmáticamente: así lo aprendí, eso dice el diccionario o así sale en tal o cual página de internet.

Y aquí es cuando llegamos a lo de la prefectura, que no es más que un ejemplo, pero bien ilustrativo. Todo el que sepa algo de Japón sabrá que su división administrativa principal es el ken (県), que “impajaritablemente” se traduce como prefectura, puesto que en inglés siempre se traduce como prefecture. Pero, ¿qué pensamos en español cuando leemos o escuchamos prefectura? Yo diría que nada parecido a la acepción de 県, sino más bien algo similar a una jurisdicción policial, naval, militar o algo por el estilo, no una división territorial de carácter administrativo, más parecida a provincia o lo que en algunos países hispanohablantes denominan departamento.

¿Quiero decir entonces que me opongo a traducir 県 como prefectura? Claro que no. Es solo cosa de contexto. Si el texto es de carácter administrativo, o turístico y está destinado a hispanohablantes residentes o paseantes en Japón, creo que prefectura sería lo más atinado. Otro sería el caso de un texto literario o de otro tipo destinado a un público no versado en temas nipones. Creo que ahí, lo mejor sería algo parecido a provincia.

En suma, las supuestas traducciones asentadas, no son sagradas.

"Prefectura" delimitando un recinto naval, si mal no recuerdo. en Colonia, Uruguay

“Prefectura” delimitando un recinto naval, si mal no recuerdo. en Colonia, Uruguay

5 comentarios

Archivado bajo Opiniones, Traducción

Pequeña nota de actualización sobre glosarios de la IATE

Hace un tiempo les conté sobre la posibilidad de comprar por una módica suma los glosarios de la IATE. Nadie dijo ni pío así que me imagino que no resultó tan emocionante como me habría imaginado. De todas formas, a petición del dueño del sitio, hoy les hago una pequeña actualización al respecto, que debería ser de especial  interés para quienes usen Wordfast:

  1.  Ahora se ofrece un formato nativo para Wordfast, tanto para glosarios como para memorias, que puede usarse tanto en Classic como Pro.
  2. La extracción sigue una agrupación predeterminada de los términos según los 5 grupos temáticos de la IATE. Esto permite manejar mejor los glosarios por tema en lugar de tener un monstruo con muchocientos mil (o tropecientos mil) términos.
  3. Se puede pedir una extracción personalizada de temas seleccionados por el usuario.
  4. Se usa la versión más reciente de los glosarios (enero de 2015)

Más detallas en santrans.net

Para mi gusto, siempre es bueno tener glosarios activos, sobre todo si son de buenas fuentes. A veces no solo ahorras tiempo en buscar, sino que hasta en tipear.

Eso no más, pues.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Traducción

Traducción automática de fechas japonesas en memoQ

Aunque lejos están los días de las actualizaciones semanales, trataré de no tenerlos tan abandonados este “fresquito” verano.

Así que les contaré hoy algo que hace rato me andaba rondando: la traducción automática de fechas  niponas en el programita que destronó a Wordfast en mi corazón: memoQ. (No desesperen, no quiere decir que ya no sea hincha de wordfast, solo que ahora uso más memoQ).

Entonces, pasa que muchas veces las fechas japonesas vienen en el formato

昭和60年9月13日 (Era oficial, año, mes y día)

lo que por lo general no nos sirve en castellano, donde necesitamos día, mes y año gregoriano: (13 de septiembre de 1985)

Aunque con el día y el mes no hay mucho problema, la equivalencia entre eras oficiales y años gregorianos puede ser un lío. Normalmente yo tengo una listita pegada en la pared, pero igual es un poco incómodo. Y si memoQ y nuestra inventiva puede venir al rescate, bienvenido sea.

¿Entonces, cómo se hace?

Primero hay que confeccionar una regla de autotraducción en el panel de configuración (Ventana del proyecto o consola de recursos, luego “settings” y “autotranslation rules)

Si queremos entender la mecánica de las reglas de autotraducción, primero tenemos que dominar más o menos la búsqueda con comodines en Word. Aunque a primera vista nos puede parecer algo marciano, aburrido y de poca utilidad, es una herramienta tan potente que puede ahorrar mucho tiempo al traductor avispado. Lo recomiendo a ojos cerrados, aunque requiere invertir un poco de tiempo dominar y diseñar las búsquedas, el tiempo que se ahorra justifica la inversión.

Ahora bien, el que no tenga tiempo y quiera solo aprovecharlo, puede copiar los pasos siguientes:

Primero, ir a la pestaña de “translation pairs” y copiar lo que sigue. Aquí es donde le decimos a memoQ qué debe reemplazar con qué.  Ojo que esta es la parte tediosa porque hay que hacer listas separadas para los días, meses y años (yo hice desde la era Taisho en adelante, pues antes no es muy frecuente en mis traducciones).

Paso 1

Paso 1

La mismo en las eras:

Paso 2

Paso 2

Luego hay que decirle a memoQ el orden que necesitamos para el reemplazo, o sea crear la regla. En este caso la lista de los años equivale a $1, la de los meses a $2 y la de los días a $3. Entonces, como queremos que el orden salga al revés y con un la preposición “de” entremedio, le instruimos al programa que los reemplace en el orden que deseamos y ponga de entre cada elemento.

Paso 3

Paso 3

Así, 昭和52年1月14日 nos quedará automáticamente como 14 de enero de 1977 y nos saldrá marcado en verde en el panel de resultados de memoq.

Emocionante, ¿no?

Ahora bien, si están mucho más ocupados y no tienen tiempo para configurarlo, pueden bajar el archivo que yo creé con la regla desde el Language Terminal de Kilgray. Tienen que tener una cuenta en Language terminal eso sí. Busquen “fechas japonesas” en la sección de búsqueda de recursos. Suerte, y si encuentran alguna pifia, sean buenitos y avisen.

Un detalle que se me olvidaba: los números debe estar en el mismo formato que los ingresados en la regla: si ponen 15 en ella y el original que traducen dice 15, no funcionará, a menos que hagan otra regla con ese formato numérico.

Deja un comentario

Archivado bajo CAT, Traducción

Una herramienta muy útil: Transtools

Hoy toca contarles acerca de Transtools, desarrollado por Stanislav Okhvat. Es una aplicación sumamente útil que nos permite hacer en de un suácate labores que normalmente nos tomarían bastante más tiempo, o no sabríamos hacer o tendríamos que rebuscar entre los botones y menús de Word, Excel y Visio.  Como seguro que lo primero que se preguntarán es el precio, empiezo por decirles que es gratis, aunque para acceder a algunas funciones (re pocas, la verdad) hay que pagar la módica suma de 20 dólares. La idea es probarla todo lo que se puede y decidir si vale la pena la inversión o no. De momento yo no la he hecho, pero es probable que lo haga en futuro cercano.

Pero bueno, ¿qué se puede hacer con Transtools?

  •  Aplicar diversos formatos y estilos de una patada: por ejemplo, a veces nos vemos en la necesidad de aplicar el famoso tw4WinExternal para dejar texto afuera de la segmentación de nuestra CAT favorita. Igual con el texto oculto, que se puede hacer y deshacer.
  • Arreglar un documento mal formateado, como los que generados por programas de OCR o creados por personas de pocas luces (aquí mejor no entro en detalles).
  • Reemplazar distintas cadenas de texto de un solo guaracazo, sin tener que ir una por una cada vez.
  • Buscar texto destacado, incluso por color.
  • Y varias cosas más pero no las he probado o me da flojera explicar.
Transtools en Word

Barra de herramientas de Transtools en Word

Y eso es solo un ejemplo de lo que se puede hacer en Word. En Excel y Visio aún no he investigado mucho, pero se los dejo para que les pique la curiosidad. También hay una “utilities” que sirve para configurar algunos atajos de teclado en el sistema operativo. Échenle un vistacito, no se arrepentirán.

2 comentarios

Archivado bajo CAT, Localización, Reseñas, Traducción

Las nuevas aventuras de Hanshichi

La última vez los amenacé con que vendría una entrada de autobombo, así que aquí va:

Ya está a la venta una nueva traducción de este humilde servidor. Son diez cuentos cuyo protagonista es el detective Hanshichi, una especie de Sherlock Holmes japonés, ambientado a fines  del período Edo (siglo XIX) y escrito a comienzos del siglo XX. Aunque en rigor es la continuación de “Las aventuras de Hanshichi”, publicado por Quaterni, no requiere la lectura del primero para disfrutar del segundo.

Se puede comprar, por ejemplo, en the book depository , Amazon. es , en las librerías de España o de su país (solo si tiene suerte, pregunte a su distribuidor amigo)

No es literatura profunda, ni me ganaré el Nobel de la traducción, pero tiene su gracia y es, para mi gusto, más entretenido que el anterior con los cuentos de autores clásicos.

Lo malo es que pasada la emoción inicial de verlo impreso (y olerlo, claro), comienza uno a cuestionarse y pensar en que podría haber puesto esto o aquello en lugar de ello, o en porqué en la editorial me “peninsularizaron” algún chilenismo tan pintoresco, pero bueno, así es la cosa. Mejor hacerle propaganda y echarse a dormir.

Portada de Las nuevas aventuras de Hanshichi

Las nuevas aventuras de Hanshichi

Agradecimientos

Agradecimientos

 

 

2 comentarios

Archivado bajo Traducción

Los glosarios de la IATE

Para que no parezca que este blog ahora es puro autobombo (ya saldrá una nueva entrada de esas), les cuento acerca de algo que puede interesar a más traductores que los que pasan por aquí normalmente. Eso, porque no tiene nada que ver con japonés. Me refiero a los glosarios de la IATE, que es la base de datos terminológicos de la UE. O sea, que tiene una chorrera de idiomas y combinaciones posibles.

Aunque hace rato que el sitio se puede consultar aquí, desde hace un tiempo es posible bajar la base de datos completita. Eso puede hacerse desde acá.  (en formato TBX)

¡Guau! Dirán algunos que como yo, bajen el archivo todo emocionados. Pero no todo es miel sobre hojuelas, ya que el tremendo archivo presenta una gran complicación:

Es un archivo gigante que tiene todas las lenguas de la UE. Eso quiere decir que a menos que traduzcamos desde o hacia los creo que 27 idiomas que la componen, tenemos bastante información que no nos sirve.

Por eso, mis intentos de importarla a Wordfast y a MemoQ fueron en vano: esperas eternas, computador pegado y cero resultados. O sea, no pude crear glosario utilizable alguno. Ya me estaba dando por vencido cuando buscando por ahí y por allá me encontré con la página de Henk, en Holanda:

santrans.net

quien por una módica suma (10 EUR el primer par de lenguas y 7,5 EUR pares adicionales) ofrece los archivos “podados” según tus necesidades: O sea, en vez de los millones de entradas multilingües, puede conseguirte sólo los pares lingüísticos que necesites, en mi caso, inglés a español, en un formato importable para tu TAC o CAT favorita.

El proceso de importación a MemoQ resultó de lo más sencillo y sin contratiempos. A Wordfast Pro ha dado algo más de trabajo, pero no creo que sea tanto más complicado. Si no me resulta, les cuento. Si me resulta, no les cuento nada.

Eso pues.

 

ACTUALIZACIÓN:

Ya, les cuento que pasó con Wordfast. La importación a Wf Classic acabo de hacerla hace algunos minutos y me tardé idem. Un par de minutillos y el bueno de Classic fue capaz de importar 593.484 términos en casi un paraguazo. Por otro lado, con Wf Pro la cosa fue un poco más complicada. Luego de dos horas tratando de importar de importar el archivo, que aunque podado es bien grandecito, me di por vencido. Ahí llegó nuevamente Henk al rescate con una versión del archivo en varios pedacitos de 10.000 entradas para una importación menos lenteja. Cada importación es más rápida, pero hay que repetir el proceso unas 50 veces para poder importarlo todo. Así que eso pues, la conclusión es que el glosario se puede importar también a los Wordfast, pero con algunos sobresaltos…todavía no me doy el tiempo para terminarlo en Pro.  Pro 0, Classic 1.

 

 

1 comentario

Archivado bajo Localización, Traducción

Antología de relatos japoneses. Tres maestros de la literatura / (¡Llame ya!, o cómprelo antes que se agote)

Finalmente puedo dar a conocer al mundo la noticia que me impacientaba dar: ya ha sido publicado el libro de cuentos de autores clásicos nipones, con participación de un servidor y otros dos colegas: Isami Romero y Juan Yañez, aparte de la invaluable colaboración de José Pino.

Esa es una de las razones por la ausencia bloguera, pues para la traducción literaria hay que robarle horas al tiempo libre. Y cuando se trata de textos escritos en japonés de hace casi 100 años, son muchas más las horas necesarias.

La verdad es que estoy ansioso por ver como quedó el libro impreso.

Para los interesados en leer algunos de los menos conocidos cuentos de Akutagawa, Miyazaki y Dazai, les dejo algunos enlaces donde lo pueden adquirir.  No será un Harry Potter, pero imagino y espero que a más de alguien le interese. Felicidades y agradecimientos a la editorial Quaterni por atreverse a publicar este tipo de obras.

Book Depository (¡Con envío gratis a todo el mundo!)

Amazon.es

Quaterni

Portada antología

8 comentarios

Archivado bajo Traducción

III Congreso Cotich y I seminario Chile-Japón

Solo una notita rápida para mantenerlos informados acerca de dos eventos relacionados con traducción que tendrán lugar dentro de poco uno y dentro de unos meses el otro.

Ambos me tendrán participando de alguna u otra forma, así que ya sabe mi club de fans dónde me puede encontrar (claro).

El primero es el III congreso del Cotich, el colegio de traductores e Intérpretes de Chile, donde haré un pequeño taller sobre Wordfast classic.

El segundo, el I Seminario Internacional Chile-Japón donde hablaré (espero) algo sobre la traducción del japonés (todavía no sé qué).

Ambos eventos se realizarán en la Universidad de Santiago de Chile.

Aquí la info:

III congreso del Cotich

http://cotich.wordpress.com/2013/11/04/iii-congreso-de-traduccion-e-interpretacion-del-colegio-de-traductores-e-interpretes-de-chile-a-g/

 

Primer Seminario Internacional Chile -Japón

Español
http://www.globalcompetences.org/english/seminario2014en/seminario2014sp/

Japonés
http://www.globalcompetences.org/english/seminario2014en/seminario2014jp/

Inglés
http://www.globalcompetences.org/english/seminario2014en/

 

Deja un comentario

Archivado bajo CAT, Traducción

Trivia numérica

Pensando en algún tema del que escribir en este humilde espacio, recordé un asunto numérico matemático que había visto por ahí alguna vez: Los números en japonés. Quien se haya aventurado alguna vez con su estudio habrá notado que el sistema numérico es un tanto diferente al nuestro. Para más detalles al respecto, ver esta entrada antigua. Por lo general, nos enteramos de la existencia de  los “manes”, los “okus” y los “chous”. Osea, diez mil, cien millones y 1 billón respectivamente.  (万、億 y 兆 por si hay por ahí algún fan de los kanjis).

Dominar los “manes” resulta imprescindible para manejarse en el japonés cotidiano. Los okus no tanto, aunque si eres traductor ténico más de alguna vez aparecerá por ahí en alguna estadística o gráfico. Los chous son más raros pero igual hacen su aparición de vez en cuando.

¿Y?

La pregunta del millón (ja, salió sin querer): ¿y qué pasa con los números más grandes, como billón, trillón y demases?

Pues que claro, como no, tienen cada uno su palabra y su kanji correspondiente:

KEI 1016
GAI 1020
JOU 1028
KOU 1032
KAN 1036
SEI 1040
SAI 1044
GOKU 1048
恒河沙 GOUGASHA 1056
阿僧祇 ASOGI 1064
那由他 NAYUTA 1072
不可思議 FUKASHIGI 1080
無量大数 MURYOUTAISUU 1088

Pero ojo, como el patrón numérico es diferente, no encontramos equivalentes exactos a trillón, cuatrillón y compañía, por lo que su traducción será más matemática que léxica. Quizás la mejor opción sería usar notación científica según el caso, ya que poner un  número como 1000000000000000000000000000000  o escribirlo con palabras será algo engorroso.

Por suerte, estas cifras “astronómicas” no aparecen nunca y son más bien una curiosidad. De hecho, sobre todo los últimos mencionados, de aparecer en un texto lo más probable es que se refieran a un número muy alto en lugar de su equivalente numérico exacto: basta buscar en el diccionario y ver que la primera acepción suele ser algo así como “número extremadamente grande”.

Ahora, qué sabe un japonés promedio de esto, ni idea. Me imagino que poco, pues acabo de enterarme, por ejemplo, de los nonillones y decillones en castellano… así que ahí tienen, por si quieren presumir.

2 comentarios

Archivado bajo Traducción, Trivia

Parece japonés, pero no es

mica

Hace unos días llegó a mis manos esta curiosidad. Se trata del envoltorio de un protector de pantalla para teléfono celular que, a primera vista, no tiene nada de especial. Instrucciones en inglés y japonés. Listo. Aunque si lo miramos con atención, hay algo extraño, aparte del inglés descuidado y de dudosa calidad. Eso no sería novedad alguna. Lo curioso es que el japonés de estas instrucciones tampoco es de lo más católico que digamos, si es que se me permite la comparación.  Por una parte, aparecen kanjis raríficos, que como naturalmente son la contraparte china de las letras niponas igual se entienden con algo de esfuerzo.  Eso sí, a medida que vamos leyendo, la cosa se complica.  Primero, parece que algo de dislexia también hay: ち en vez de さ, o sea, kudachii en lugar de kudasai. ¿Y qué diablos será いよら ? La última instrucción es toda una sorpresa con ese intento de “保存” y nada más ni nada menos que un ゐ (wi), que es un hiragana obsoleto, en lugar de る.

Tanto error me hace suponer que el japonés aquí solo cumple una función estética o peor aún, es un intento de los fabricantes chinos por hacer pasar su producto como japonés. Me imagino que sobre todo en Asia, donde es más probable que el público reconozca la escritura japonesa aunque no la entienda, podría resultar una buena estrategia para aprovecharse  del prestigio de los bienes made in Japan. Una especie de localización mal entendida, por así decirlo.

Deja un comentario

Archivado bajo Localización, Traducción, Uncategorized