Archivo de la categoría: Localización

Una herramienta muy útil: Transtools

Hoy toca contarles acerca de Transtools, desarrollado por Stanislav Okhvat. Es una aplicación sumamente útil que nos permite hacer en de un suácate labores que normalmente nos tomarían bastante más tiempo, o no sabríamos hacer o tendríamos que rebuscar entre los botones y menús de Word, Excel y Visio.  Como seguro que lo primero que se preguntarán es el precio, empiezo por decirles que es gratis, aunque para acceder a algunas funciones (re pocas, la verdad) hay que pagar la módica suma de 20 dólares. La idea es probarla todo lo que se puede y decidir si vale la pena la inversión o no. De momento yo no la he hecho, pero es probable que lo haga en futuro cercano.

Pero bueno, ¿qué se puede hacer con Transtools?

  •  Aplicar diversos formatos y estilos de una patada: por ejemplo, a veces nos vemos en la necesidad de aplicar el famoso tw4WinExternal para dejar texto afuera de la segmentación de nuestra CAT favorita. Igual con el texto oculto, que se puede hacer y deshacer.
  • Arreglar un documento mal formateado, como los que generados por programas de OCR o creados por personas de pocas luces (aquí mejor no entro en detalles).
  • Reemplazar distintas cadenas de texto de un solo guaracazo, sin tener que ir una por una cada vez.
  • Buscar texto destacado, incluso por color.
  • Y varias cosas más pero no las he probado o me da flojera explicar.
Transtools en Word

Barra de herramientas de Transtools en Word

Y eso es solo un ejemplo de lo que se puede hacer en Word. En Excel y Visio aún no he investigado mucho, pero se los dejo para que les pique la curiosidad. También hay una “utilities” que sirve para configurar algunos atajos de teclado en el sistema operativo. Échenle un vistacito, no se arrepentirán.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo CAT, Localización, Reseñas, Traducción

Los glosarios de la IATE

Para que no parezca que este blog ahora es puro autobombo (ya saldrá una nueva entrada de esas), les cuento acerca de algo que puede interesar a más traductores que los que pasan por aquí normalmente. Eso, porque no tiene nada que ver con japonés. Me refiero a los glosarios de la IATE, que es la base de datos terminológicos de la UE. O sea, que tiene una chorrera de idiomas y combinaciones posibles.

Aunque hace rato que el sitio se puede consultar aquí, desde hace un tiempo es posible bajar la base de datos completita. Eso puede hacerse desde acá.  (en formato TBX)

¡Guau! Dirán algunos que como yo, bajen el archivo todo emocionados. Pero no todo es miel sobre hojuelas, ya que el tremendo archivo presenta una gran complicación:

Es un archivo gigante que tiene todas las lenguas de la UE. Eso quiere decir que a menos que traduzcamos desde o hacia los creo que 27 idiomas que la componen, tenemos bastante información que no nos sirve.

Por eso, mis intentos de importarla a Wordfast y a MemoQ fueron en vano: esperas eternas, computador pegado y cero resultados. O sea, no pude crear glosario utilizable alguno. Ya me estaba dando por vencido cuando buscando por ahí y por allá me encontré con la página de Henk, en Holanda:

santrans.net

quien por una módica suma (10 EUR el primer par de lenguas y 7,5 EUR pares adicionales) ofrece los archivos “podados” según tus necesidades: O sea, en vez de los millones de entradas multilingües, puede conseguirte sólo los pares lingüísticos que necesites, en mi caso, inglés a español, en un formato importable para tu TAC o CAT favorita.

El proceso de importación a MemoQ resultó de lo más sencillo y sin contratiempos. A Wordfast Pro ha dado algo más de trabajo, pero no creo que sea tanto más complicado. Si no me resulta, les cuento. Si me resulta, no les cuento nada.

Eso pues.

 

ACTUALIZACIÓN:

Ya, les cuento que pasó con Wordfast. La importación a Wf Classic acabo de hacerla hace algunos minutos y me tardé idem. Un par de minutillos y el bueno de Classic fue capaz de importar 593.484 términos en casi un paraguazo. Por otro lado, con Wf Pro la cosa fue un poco más complicada. Luego de dos horas tratando de importar de importar el archivo, que aunque podado es bien grandecito, me di por vencido. Ahí llegó nuevamente Henk al rescate con una versión del archivo en varios pedacitos de 10.000 entradas para una importación menos lenteja. Cada importación es más rápida, pero hay que repetir el proceso unas 50 veces para poder importarlo todo. Así que eso pues, la conclusión es que el glosario se puede importar también a los Wordfast, pero con algunos sobresaltos…todavía no me doy el tiempo para terminarlo en Pro.  Pro 0, Classic 1.

 

 

1 comentario

Archivado bajo Localización, Traducción

Tipografía japo en chrome

 

 

 

 

Uf. Cómo pasa el tiempo. Uno decide tomarse un rato y de golpe y porrazo ya no sé cuánto tiempo pasó desde la última entrada. Pero bueno, así no más es la cosa. Que la falta de tiempo, que la flojera o que la falta de inspiración. Pero bueno, hoy hice un minidescubrimiento que puede servirle a más alguien así que se los cuento:

Resulta que desde hace algunas semanas que estoy usando el famoso Chrome, porque definitivamente Firefox no anda con Windows 8.1, digan lo que digan. Aunque aun extraño su barra de acceso rápido a buscadores (la de la esquina superior derecha) y no encuentro nada parecido en Chrome, pasa que el navegador este es bastante bueno en casi todo lo demás. Y el “casi”  por poco me desespera. Pasa que si quieres visitar sitios en japonés, Chrome tiende a mostrarlos con la peor de las tipografías posibles. Una cosa que duelen los ojos y da vergüenza ajena ver esos kanjis mutilados y traspasados con trazos fuera de lugar. Esa es la configuración predeterminada (“por defecto”, dicen algunos…en este caso, con mucha razón). Pero pasa que como tenía que ser, eso se puede cambiar fácilmente en las opciones. Es bien sencillo, pero hay que recordar cambiar tanto la “fuente” (la que nos guste, normalmente MS Mincho funciona bien) como la codificación (Unicode UTF-8). Si no hacemos esto último, por lo visto no funciona y decepciona.

Aquí les dejo unas capturas para que no se pierdan:

Paso 1

Paso 1

Paso 2

Paso 2

Paso 3

Paso 3

 

Eso sería. Hasta la próxima.

Deja un comentario

Archivado bajo Localización

Parece japonés, pero no es

mica

Hace unos días llegó a mis manos esta curiosidad. Se trata del envoltorio de un protector de pantalla para teléfono celular que, a primera vista, no tiene nada de especial. Instrucciones en inglés y japonés. Listo. Aunque si lo miramos con atención, hay algo extraño, aparte del inglés descuidado y de dudosa calidad. Eso no sería novedad alguna. Lo curioso es que el japonés de estas instrucciones tampoco es de lo más católico que digamos, si es que se me permite la comparación.  Por una parte, aparecen kanjis raríficos, que como naturalmente son la contraparte china de las letras niponas igual se entienden con algo de esfuerzo.  Eso sí, a medida que vamos leyendo, la cosa se complica.  Primero, parece que algo de dislexia también hay: ち en vez de さ, o sea, kudachii en lugar de kudasai. ¿Y qué diablos será いよら ? La última instrucción es toda una sorpresa con ese intento de “保存” y nada más ni nada menos que un ゐ (wi), que es un hiragana obsoleto, en lugar de る.

Tanto error me hace suponer que el japonés aquí solo cumple una función estética o peor aún, es un intento de los fabricantes chinos por hacer pasar su producto como japonés. Me imagino que sobre todo en Asia, donde es más probable que el público reconozca la escritura japonesa aunque no la entienda, podría resultar una buena estrategia para aprovecharse  del prestigio de los bienes made in Japan. Una especie de localización mal entendida, por así decirlo.

Deja un comentario

Archivado bajo Localización, Traducción, Uncategorized

OCR (reconomiento óptico de caracteres) para Kanji

Y así de golpe y porrazo ya pasó un mes desde la última vez que escribí. Falta de tiempo y de inspiración me han mantenido alejado. A pedido del público (mentira) reaparezco para comentar algo que quedó pendiente por ahí en un comentario de Javier F: el OCR. Me imagino que la gran mayoría de los traductores  detestamos los PDF como formato para traducir, pero los usamos bastante como formato para mandar CV, cotizaciones y demás documentos que requieren una menor “editabilidad”. 

En realidad, cuando el PDF está hecho “como la gente” a partir de un documento digital, los problemas de conversión no son tantos. Sí, el formato se puede perder o desordenar, pero al menos tienes el texto. Sin embargo, como suele suceder con la mayoría (en mi caso, al ojo, un 90%) de las traducciones desde el japonés, el documento original es un lindo PDF escaneado, muchas veces rayas y texto manuscrito (“no traducir esto” y cosas así).

Luego de maldecir un poco, la única solución es la aplicación de OCR rogando que resulte. Si la resolución es alta y los caracteres son fácilmente legibles, los resultados pueden ser más que asombrosos. En cambio, si la resolución es baja y los caracteres aparecen “reventados”, los resultados pueden ser horrorosamente malos.  Por lo general, malos resultados arrojan una página con tanto kanji exótico que parece chino.

Ahora, ¿qué herramientas uso para esta odisea?

Un sencillo y no muy caro programita especializado en japonés: やさしくPDF OCR v.2.0  .  Lo tengo hace varios años y es mi OCR fiel. Ahora bien, hace rato que no se actualiza la página donde lo venden, así que no me queda claro si aún existe o no.

Este やさしくPDF OCR v.2.0 tiene bastantes buenos resultados, y es bastante ajustable. El gran problema  es que para el texto combinado japonés y carácteres latinos, fracasa rotundamente en estos últimos, pues se le olvida poner espacios entre medio. QUeDAalgoasI. El otro problema es el típico  de las aplicaciones para japonesas: normalmente no usan los mismos atajos de teclado que en inglés (si es que los usan) y ordenan los comandos de forma “típicamente japonesa”.

Al menos hasta hace un tiempo, programas excelentes en OCR para letras occidentales como Abby Fine Reader no tenían complemento para japonés. No sé si lo habrán adaptado ni a qué nivel, pero a juzgar por los bastante buenos resultados que he obtenido con el ReadIris que venía con la impresora HP, si es que Abby lo incorporó, debería ser bastante bueno.

La otra herramienta y la única gratuita que conozco, es la función de OCR que hay en una poco conocida aplicación que suele estar escondida en las herramientas de Microsoft Office: “Document Imaging”.  El único pero es que funciona con el idioma del sistema operativo de tu computador, así que si usas uno en japo, quizás sin saberlo, tienes un OCR para japo.  Si no, igual tienes un OCR del idioma de tu sistema, lo que igual no es malo. Ojo, la desventaja es que esa aplicación sólo abre archivos .tiff o .mdi, por lo que antes debes guardar el PDF en esos formatos (¿cómo?  se lo explico en los comentarios al que quiera).

OCR "escondido"

OCR “escondido” (clic para agrandar)

12 comentarios

Archivado bajo Localización, Traducción, Uncategorized

Hacer la tarea antes de vender

En uno de los insertos publicitarios del diario del domingo me encuentro con lo siguiente:

Kulo

Unos audífonos nada baratos de nombre desafortunado.  Un caso como muchos de descuido empresarial. Ni a la empresa que lo fabrica, ni a la que lo importa, ni a la que lo vende ni a la imprenta les “importó un kulo” que el nombre del producto fuera malsonante en el mercado al que apuntan.  Es parte importantísima del proceso de localización de un producto su internacionalización previa. Y parte de eso exige que partiendo por el nombre, no genere conflictos ni hiera susceptibilidades en la cultura a la que apunta. Bueno, no creo que nos sintamos heridos en este caso, pero seguro que comprar este par de audífonos es lo último que se nos ocurre, ¿qué tal si le hacen honor a su nombre en la calidad de sonido?

Quizás algunos recuerden los casos famosos de autos japoneses con nombres tan “atractivos” como “pajero” de Mitsubishi  o el “moco” de Nissan (que da la casualidad que el del comercial era verde),  pero no es lo mismo. Si bien son igual de desafortunados, corresponden al nombre original usado en Japón, que fue cambiado para su comercialización en países de habla hispana. O sea, ellos hicieron la tarea antes de vender.  Si alguno ha visto algún moco o pajero en la calle (los autos, claro), lo más probable es que sea importación directa.

2 comentarios

Archivado bajo Localización

Memoria dactilar y localización

¿Memoria qué? Dactilar. O sea, de los dedos. Resulta que a medida que uno usa un computador  u otro aparato, se va acostumbrando a realizar de manera inconsciente los movimientos de dedos necesarios. Por  ejemplo, las combinaciones de teclas para usar un programa de traducción o simplemente para escribir:  intenten escribir en un teclado francés, por ejemplo. Unas pocas letras y símbolos en lugares distintos a los que estamos acostumbrados y ¡paf!, nos demoramos mucho en poder entrar a Facebook o a nuestro correo.

¿Y localización? En pocas palabras, es la adaptación lingüística, cultural y técnica de un producto tecnológico, como software, páginas web o hardware. O sea, que cuando se traduce uno de estos productos, lo que se hace además de cambiar el idioma es recrear y adaptar todos los factores culturales y simbólicos que puedan inferir en la cultura de llegada. Por eso los atajos de Windows en inglés no son los mismos en español, ya que la clave mnemotécnica (ayudamemoria) depende en principio de la palabra que la origina: en un S.O. Windows en español control+n produce Negrita, pero en uno inglés, lo mismo se logra con control+b , porque produce texto en Black.

English: An original PlayStation 3 (PS3) contr...

Image via Wikipedia

El tema es que como la localización está destinada a los mercados masivos de cada combinación de lengua y cultura (conocida con el nombre elegante de locale), ahí nos damos cuenta de lo que es la memoria dactilar: jugando un juego japonés de Ps3, me demoré varios minutos en poder empezar a jugar: cada vez que apretaba el botón para empezar, retrocedía una pantalla. Llegué a pensar que se trataba de una falla de la máquina o del juego, hasta que me di cuenta: en los juegos en inglés y español, el botón x se suele usar para aceptar y el círculo para retroceder. Pero en japonés, al parecer es al revés. Lo que tiene mucho sentido, ya que en Japón, el círculo es el equivalente a nuestro “visto bueno”, y la equis, tiene un sentido negativo mayor que para nosotros. Y claro, todo eso estaba clarito en la pantalla, pero era mi memoria dactilar la que se interponía.

2 comentarios

Archivado bajo Localización, Trivia