Archivo de la categoría: CAT

Acerca de herramientas de traducción (CAT-Computer Aided Translation Tools)

Across

Bueno, hace un buen tiempo ya, prometí que comentaría otra herramientas de traducción para los regalones. Así que aquí vamos, con la más bien desconocida Across. Este es un programa enorme  que, a diferencia de Wordfast Classic, no trabaja dentro de Word, sino que consiste en un entorno independiente, desde el cual los archivos traducidos son recreados, en el formato correspondiente, una vez terminados.

Cuando digo enorme, me refiero a la instalación, que duró más o menos media hora, cuando todo fue bien, en un netbook con XP. En Windows 7 me sale un error esotérico durante el proceso de instalación, el cual me impidió seguir adelante.  Aunque como es un programón, primero hay que instalar bases de datos SQL y otras cosas que suenan y se ven complicadas.

Al final, pude probarlo y se ve bastante bonito, es rápido y además cuenta con muchas opciones administrativas para la traducción, como por ejemplo plazos de entrega y estados de avance para cada documento. Otra particularidad es que segmenta originalmente por párrafos, lo que facilita el trabajo a la hora de fusionar o dividir oraciones al traspasarlas a otra lengua. Permite importar memorias en formato TMX sin grandes contratiempos, aunque para mi gusto un poco lentamente (aunque puede ser culpa del hardware, hay que ser justos).

También tiene varias alternativas de traducción automática en línea (intertran, systran y otros), que se despliegan [desafortunadamente] en Explorer, aunque uno tenga otro navegador predeterminado.  Posee además una función poco frecuente en otras herramientas es que cuenta la cantidad de palabras por las que nuestra traducción excede al original, o viceversa, lo que es muy útil cuando hay restricciones de espacio.

De todas formas, aunque se ve bastante atractivo y poderoso, no sé si vale la pena tanta parafernalia. Tendría que poder instalarlo en mi maquinita regalona y poder probarlo con mayor comodidad que la que puede dar un netbook de teclas minúsculas.

Así que eso no más. Si alguien se anima, que pruebe cuando tenga algo de tiempo. Total es gratis (aunque exige registrarse, a menos que se use el demo),

Les dejo algunas capturas de pantalla para que se hagan una idea.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo CAT, Opiniones, Reseñas, Traducción

Trados, Wordfast ¿y qué más?

Cuando pensamos en herramientas de traducción, lo más probable es que la mayoría de nosotros piense en Trados, Wordfast o, con suerte, DejaVu. (Aunque eso de mayoría es relativo, ya que probablemente muchos no tengan idea de lo que hablo).

Pero resulta que el panorama es mucho más amplio. Ahora bien, si bien yo tiendo a simpatizar más con Wordfast por un tema de actitud comercial y romanticismo (como decía en una entrada anterior, el creador de wordfast es el tatarasobrino del Champollion de la piedra de Rosetta), hay que dejar en claro que cada herramienta tiene sus pros y sus contras. Todo depende del tipo de proyecto que vayamos a traducir. Para traducir páginas web, por ejemplo, es posible que Trados sea más amigable que Wordfast Classic. Pero este último sale mucho más barato, así que si podemos tratar con los famosos “tags” del HTML, quizá no nos resulte necesario embarcarnos con Trados.

Pero me estoy yendo por las ramas. La idea de esta entrada era hablar de otros programas con los que me he cruzado últimamente, que tienen una gran ventaja nada despreciable: son GRATUITOS para traductores autónomos: Símilis y Across.

Desafortunadamente, aunque se ven lindos no he tenido buenos resultados con ninguno, pero eso no quiere decir que sean malos. Lo más probable es que se trate de un problema de compatibilidad, ya que para varias mis configuraciones son un tanto “especiales”.

1. Similis tiene la gracia de contar con diccionarios incorporados para algunos idiomas europeos, por lo que los traductores de inglés, francés y español tienen una ventaja. Esto permite el reconocimiento terminológico en tiempo real, lo que permite ganar tiempo para no tener que buscar las palabras a propósito. Se puede usar con otras lenguas, pero no se pueden aprovechar los diccionarios.

(click para agrandar)

Una gracia de Similis es que tiene la función de alineación de textos, que al basarse en los diccionarios incorporados, no funciona únicamente según la segmentación del original y la traducción, sino que también según parámetros lingüísticos.

Desafortunadamente mi prueba no resultó como esperaba, ya que no fue capaz de encontrar pares textuales en un texto de prueba inglés – castellano.

El otro problema que experimenté fue el proceso mismo de traducción: nunca pude pasar de la primera unidad de traducción, ya que el supuesto comando para tal efecto simplemente no funcionó. Puede ser que se deba a que mi sistema es win 7 -64 bits.

(click para agrandar)

Como no domino tanto detalle y la documentación del programa está en francés, tendrá que quedarse ahí por el momento.

Otro día veremos que pasó con Across y alguna que otra herramienta, ya que la oferta crece cada vez más.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

3 comentarios

Archivado bajo CAT, Opiniones

Wide2Narrow, o de gordos a flaquitos

Hoy en día, casi todas las herramientas de traducción reconocen de manera automática números y símbolos que, por lo general, deben mantenerse en la traducción, ahorrándonos la necesidad de tipearlos y evitándonos el riesgo de equivocarnos al hacerlo. Desafortunadamente, si traducimos desde el japonés, nos encontraremos con números u otros caracteres “más rellenitos” que no serán identificados como tales. Si bien en términos de significado 4 ? )y @ son lo mismo que 4 ? ) y @, en términos técnicos son diferentes. Los primeros pertenecen al juego de caracteres japoneses (double byte) y por lo tanto, no son visibles en un computador que no tenga habilitada la visualización de caracteres asiáticos. Además, en mi experiencia, estos caracteres tienen un mayor peso relativo en los segmentos de una memoria de traducción, lo que hace que disminuya el porcentaje de posibles coincidencias.

Para que se entienda:

Si tenemos un número de teléfono, y lo debemos traducir, tendríamos que copiar los dígitos uno a uno, ya que no serán reconocidos

Números anchos en formato japones

Números anchos en formato japonés

Entonces, lo más recomendable es reemplazar todos estos caracteres antes de traducir, para que nuestra herramienta preferida los pueda reconocer, o para que al cliente no le aparezcan mamarrachos donde hay que ver números. Este reemplazo puede hacerse fácilmente con una macro de Word, desarrollada por GITS, que pueden encontrar aquí, junto con las instrucciones correspondientes. (innecesarias para mis alumnos…espero)

Así, una vez aplicada la macro, wordfast o cualquier otra herramienta reconocerá los números como tales, ahorrándonos la necesidad de copiarlos a mano:

Números occidentalizados

Tras aplicar la macro, los números se convierten al formato latino.

El encuadre rojo significa que wordfast lo reconoce como una unidad que puede copiarse automáticamente en el texto meta. Fácil y bonito.

2 comentarios

Archivado bajo CAT

Cuadros de texto, pepetés malditos y el hombre tigre al rescate

Pepetés, ppts o infames presentaciones en Powerpoint. No importa cómo los llamemos, pero muchos traductores hemos aprendido a detestarlos. Ya sea porque no es fácil contar las palabras, porque nos toma mucho tiempo traducirlos o porque suelen estar mal hechos y lo que serían 5 minutos de edición se pueden transformar en 50 de frustración. Lo mismo pasa con los famosos cuadros de texto en Word, que aparte de ser un “dolor en el traste”, hasta Office 2003 no se incluían en el conteo de palabras, por lo que un descuido podía hacernos cobrar de menos.

Pero bueno, al final lo que cuenta es que seamos capaces de traducirlos y bien. Si tenemos Trados, Wordfast Pro o algo parecido, en realidad ya no es un problema, ya que dichos programas extraen el texto traducible y después recrean la versión traducida. Si sólo tenemos Wordfast Classic, igual podemos traducir aunque el proceso es un tanto artesanal (aunque igual medio mágico).

Aquí es donde llega el hombre tigre al rescate. ¿Y ese quién es?

Bueno, es el werecat, una pequeña macro de Word que permite extraer el texto de un .ppt o de todos los cuadros de texto de un .doc . Esto nos permitirá traducir en Word a nuestras anchas y después mandar el texto de vuelta al ppt o a los cuadros de texto correspondientes.  Si bien es un programita que ya no se desarrolla más porque fue creado para Office 2003, en mi experiencia suele funcionar igual de bien con 2007. Las pocas veces que ha fallado he sido capaz de resolver el problema con un poco de observación (arreglando alguna pifia en el ppt original, por ejemplo).

Así que vale la pena probarlo…aunque como dice en su página, no se garantiza nada (igual es un caballo regalado, así que sería un descaro reclamar).

(No olviden leer bien las instrucciones de uso y qué es lo que puede y no puede hacer)

3 comentarios

Archivado bajo CAT