Archivo mensual: mayo 2013

Los famosos descuentos por repetición

No sé si sea sólo una realidad fortuita o parte de un esfuerzo concertado de la industria por aprovecharse de los pobres traductores, pero la realidad es que si bien en teoría el uso herramientas TAC y sus memorias de traducción (MT) pueden ser un gran aliado del traductor, muchas veces terminan siendo un enemigo que lo obliga a trabajar por menos dinero del que le corresponde.

La mecánica es simple: la agencia entrega al traductor los textos que debe traducir y una MT que debe utilizar. La traducción realizada se analiza en comparación con las porciones de texto que ya están presentes en la memoria y según el resultado, se paga al traductor la tarifa completa por unidades nuevas, una tarifa reducida por unidades con determinado porcentaje de analogía y, a veces,  nada o una cantidad ínfima por las unidades completamente repetidas.

La lógica del mecanismo es impecable, pero ahí está la falla. El lenguaje y la traducción no siempre responden a la lógica. La premisa que sigue el razonamiento de las agencias es que una misma unidad no debería tener más de una traducción, por lo que las traducciones anteriores de determinados pasajes deberían poder reciclarse en caso de surja un texto igual. Pero este razonamiento no calza con la realidad. La traducción depende del contexto situacional del enunciado y del propósito de la traducción. Un ejemplo sencillo es el siguiente: 男 puede traducirse como “hombre, varón o macho”, según sea el caso, o como “masculino”, por ejemplo en la categoría “sexo”, de la sección “Datos personales” de una encuesta. Por lo tanto, aunque la máquina nos diga que hay un 100% de analogía, como traductores debemos estar pendientes de esas sutilezas. Es por eso que considero injusta la tarificación que practican muchas agencias. Lo mismo pasa con analogías cercanas al 80% 0 90% como en el caso de

社会がつぶれた  La sociedad colapsó

y

会社がつぶれた    La empresa quebró

donde con los mismos caracteres se escriben oraciones diferentes, pero tendrían una similitud de 84% según Wordfast Classic. ¿Por qué deberíamos recibir un pago descontado a cuenta del nivel de analogía, cuando hay que hacer el trabajo completo?

Claro, hay muchas veces en que el uso de las memorias aumenta la productividad y nos permite producir más rápido, sobre todo cuando las repeticiones son eso, repeticiones. Pero saber cuándo lo son y cuándo no, exige del profesionalismo y del tiempo del traductor.  Y eso vale plata, señores.

Afortunadamente en el mundo de las traducciones del japonés al español he tenido pocas experiencias de este tipo (aunque ya empiezan algunos a preguntar o imponer sus condiciones). Pero para los colegas que trabajan más con inglés, es pan de cada día.  Sería conveniente buscar ejemplos similares en diferentes pares de lenguas, para combatir esta práctica abusiva de las agencias…cuando se puede, pues por lo general es una batalla perdida. Otra alternativa menos saludable sería “no mirar para nada” las de 100% si no se pagan, pero con eso, la calidad final de la traducción terminará pagando los platos rotos.

13 comentarios

Archivado bajo CAT, Traducción

Gulliver y Japón

¿Que no era Lilliput? ¿Qué tiene que ver Japón?

Sí y algo. Pasa que aunque el más famosos de los viajes de Gulliver sea el de Lilliput, el viajero del tamaño relativo anduvo también por las tierras de Cipango. Desafortunadamente es poco más de una página lo que ocupa el país en toda la historia. En su viaje de regreso desde una isla de nombre raro (Luggnagg) y ciertos habitantes inmortales, pasa por Japón camino a su Inglaterra natal. Para no tener problemas, como en ese entonces Japón estaba cerrado al mundo y solo mantenía contacto con Occidente a través de Dejima, se hace pasar por holandés. En ese entonces, las autoridades japonesas imponían el fumi-e, que consiste en pisar una imagen religiosa para demostrar que no se era cristiano. Trampling over the crucifix, dice Gulliver, quien se hace el leso arguyendo que sólo andaba ahí por casualidad y que tenía una recomendación del rey de Luggnagg. Y eso sería todo. Igual decepcionante, puesto que había visto en el índice que se mencionaba Japón y venía leyendo haciéndome ilusiones. Pero claro, en ese entonces, era bien poco lo que sabía Europa de Japón, y aunque Swift era bien creativo, parece que no quiso incurrir en chamullos.

Pero hay otra cosilla que conecta los viajes de Gulliver con Japón:  Laputa. No, no es lo que piensan. Es el nombre de una isla flotante que visita el viajero en una de sus aventuras.  Resulta que esa es la inspiración para una película de animación del famosísimo Hayao Miyazaki (es tan famoso que incluso yo lo conozco).  Como suele suceder con los éxitos del anime, no la he visto ni por casualidad, así que hasta aquí no más llega la referencia. Me sonaba el nombre, pero ahora que me salió en Gulliver, recién vine a conectar ambos mundos. Habrá que verla entonces un día de estos.

Česky: Laputa z Gulliverových cest, ilustrace

Laputa (Photo credit: Wikipedia)

Deja un comentario

Archivado bajo Trivia