Elogios a un transportista


En primer año como estudiante de traducción llegó a mis manos un ejemplar de los libros escritos por John Lennon en 1964 y 65, en plena beatlemanía. Como fan acérrimo del cuarteto que era (y sigo siendo por dentro, solo que menos impetuoso), ese ejemplar en inglés que compilaba ambas publicaciones, me parecía el santo grial de la beatlemanía literaria. Para mi sorpresa, resultó ser casi totalmente incomprensible para este traductor en ciernes. Los títulos en cuestión “In His Own Write” y “A Spanner in the Works”, son una recopilación de poemas, cuentos y chistes con que el anteojudo de Liverpool  se entretenía escribiendo ( y facturando, claro) mientras no componía sus clásicos  musicales. El problema es que están plagados de juegos de palabras, malapropismos  y seguramente otra infinidad de figuras retóricas de nombres aún complicados. Mi veredicto en ese entonces, fue que simplemente eran intraducibles o que requerirían tanta nota el pie que no valdría la pena el esfuerzo.  Sin embargo, 48 años después de su publicación  en inglés, por gentileza del viejito pascuero, llegó a mis manos la traducción de ambos títulos, realizada por Andy Ehrenhaus en 2009.  Si bien Ehrenhaus advierte en una amena nota bautizada humildemente como “nota del transportista” que el texto es de tal complejidad que solo puede realizarse una aproximación, aprovecho esta tribuna mínima para sacarme el sombrero ante la hazaña:  “Por su propio cuento” y “Un españolito en obras”

nos permiten saborear las ocurrencias lennonianas con una sorprendente agudeza, precisión y creatividad traductora. Una traducción que no se deja

atar por las palabras, que por lo general sabe compensar los efectos sonoros y rítmicos del original. Cuando eso no pasa, tenemos la versión original para comprobar que el original tampoco los tiene.  ¿Notas al pie? ninguna, pues el traductor supo separar lo relevante de lo que no es y no perdió tinta explicando minucias lingüísticas, como con frecuencia nos pasa.

Veamos un pequeño ejemplo extraído de un cuento navideño protagonizado por “Randolph”:

«All of a surgeon, there was a merry timble on the door»

«De trompo, se oyó un ruido procedente de la puerca»

All of a surgeon, es un malapropismo para “all of a sudden”, correspondiente a “de pronto, de repente”, atinadamente aquí traducido como “de trompo”, que calza perfecto.  La “puerca” en lugar de puerta es una compensación por el “merry timble” (que reconozco que no sé que es exactamente, pero me suena a ruido.

La abundancia de técnicas de traducción hacen que sea incluso digna de un análisis exhaustivo, como los que suelen hacer los estudiantes de traducción por estas latitudes (dejo la idea lanzada….no me reclamen después eso sí).

Cover of "In His Own Write"

Cover of In His Own Write

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Traducción

4 Respuestas a “Elogios a un transportista

  1. Alberto

    Este caso me recuerda al gran traductor Gregory Rabassa, que con gran maestría se dio a la tarea de trasladar con gran acierto al inglés la obra de Cortázar, plagada de calambures, retruécanos y otros juegos de palabras, haciendo gala de una enorme imaginación y evitando recurrir a las tan desprestigiadas “N. del T.”

  2. ¡Calambur!, hace tiempo que no me topaba con esa palabra. Gracias además por el dato, no lo conocía. Saludos.

  3. Alberto

    Con respecto a “saber compensar los efectos sonoros y rítmicos del original”, viene a cuento una observación que el escritor Paul Auster desliza en su “Diario de invierno”: Andando es como te vienen las palabras, lo que te permite oir su ritmo mientras las escribes en tu cabeza (…) El acto de escribir empieza en el cuerpo, es música corporal, y aunque las palabras tienen significado (…) es en la música de las palabras donde arrancan los significados”. Ahora que lo pienso, todos los grandes maestros o mentores que he tenido en el campo de la traducción han estado, sin excepción, estrechamente relacionados de una u otra manera con la música , ya fuera como melómanos, cantantes, o virtuosos de algún instrumento. A mi juicio, un traductor duro de oído se encuentra en desventaja, porque se le pueden escapar una serie de matices y sutilezas que van más allá del mero ámbito semántico. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s