Archivo mensual: octubre 2012

Manga corta o manga larga

An anime stylized eye.

An anime stylized eye. (Photo credit: Wikipedia)

Manga larga, porque con esta primavera de pacotilla que tenemos últimamente en Santiago, nada de manga corta. (al menos mientras escribo esto, quizás cuando salga publicado hay un sol radiante, mira que no hay que fiarse).

 

Pero bueno, la idea es hablar un poquito de otro tipo de manga, uno en masculino. El manga, o 漫画 en japonés. Quienes me conocen sabrán que a diferencia de la mayoría de los estudiantes actuales de japonés no tengo casi la más mínima idea sobre el  género.  No he leído casi ninguno, ni he visto tampoco Anime アニメ, su pariente audiovisual.  Es que la verdad, si me preguntan, prefiero al pato Lucas. Pero bueno, la cosa es que esta semana tuve la oportunidad de asistir a dos conferencias de Marc Bernabé, el famoso traductor de muchos mangas de gran popularidad. Una de ellas fue sobre la traducción del manga y la otra, sobre la historia del mismo y sus principales protagonistas.

 

Debo reconocer que aunque no voy a partir corriendo a comprarme una revista o a ver la muy comentada pero para mí desconocida Akira, mis prejuicios contra el género se han visto bastante sacudidos, ya que entre otras cosas, aprendí que existe una gran variedad, especificidad y géneros de manga, algo que en realidad ya sabía pero me daba flojera reconocer. Por otro lado, la cantidad de desafíos que implica la traducción de este género es inefable. Restricciones de espacio, purismo a ultranza del público aficionado, lenguaje oral y coloquial que resulta más difícil poner por escrito, etc.  Todos los ingredientes para poner a prueba la paciencia del traductor.

 

Y reflexionando un poco, en Sudamérica tenemos una dificultad añadida: los mangas españoles pueden decir sin problema “coño”, o “me mola”. Pero acá tendríamos más dificíl  eso de poner “chucha” o “me tinca”. Suele suceder que tenemos la traducción perfecta en la punta de los dedos, pero nuestra autocensura dialectal nos obliga a buscar una forma más comprensible para los vecinos. Tendemos sin querer a ese ideal de español neutro que no se habla en ninguna parte.

 

En fin, me voy a ver Robotech (not).

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura japonesa, Opiniones, Traducción

Traducción de tallarines

Dándome una vuelta el otro día por uno de los blogs que sigo, me encontré con una entrada que me hizo pensar en la publicación de hoy. Se trata de una comparación de diferentes traducciones del párrafo con que abre la misteriosa “Crónica del Pájaro que da vuelta al mundo”, del famosísimo Haruki Murakami, de quién ya hemos hablado en otra oportunidad.

Entonces, veamos.

Original:

台所でスパゲティーをゆでているときに、電話がかかってきた。僕はFM放送にあわせてロッシーこの『泥棒かささぎ』の序曲を口笛で吹いていた。スパゲティーをゆでるにはまずうってつけの音楽だった。電話のベルが聞こえたとき、無視しようかとも思った。スパゲティーはゆであがる寸前だったし、クラウディオ・アバドは今まさにロンドン交響楽団をその音楽的ピークに持ちあげようとしていたのだ。

Versión inglesa de Alfred Birnbaum

I’m in the kitchen cooking spaghetti when the woman calls. Another moment until the spaghetti is done; there I am, whistling the prelude to Rossini’s La Gazza Ladra along with the FM radio. Perfect spaghetti-cooking music. “I hear the telephone ring but tell myself, Ignore it. Let the spaghetti finish cooking. It’s almost done, and besides, Claudio Abbado and the London Symphony Orchestra are coming to a crescendo.

Versión inglesa de Jay Rubin

When the phone rang I was in the kitchen, boiling a potful of spaghetti and whistling along with an FM broadcast of the overture to Rossini’s The Thieving Magpie, which has to be the perfect music for cooking pasta. “I wanted to ignore the phone, not only because the spaghetti was nearly done, but because Claudio Abbado was bringing the London Symphony to its musical climax.

Versión española de Lourdes Porta y Junichi Matsuura

Cuando sonó el teléfono, estaba en la cocina con una olla de espaguetis al fuego. Iba silbando la obertura de La gazza ladra, de Rossini, al compás de la radio, una emisión en FM. Una música idónea para cocer la pasta.

Al oír el teléfono, tuve la tentación de ignorarlo. Los espaguetis ya estaban casi listos y, además, en aquel preciso instante, Claudio Abbado conducía la orquesta filarmónica de Londres hacia el clímax musical.

Al haber dos versiones en inglés, como es natural, algunos prefieren la segunda, por ser más elegante y fácil de leer, mientras que otros prefieren la primera, por ser la primera encarnación de Murakami en inglés. En español no tenemos esa disyuntiva, porque no tenemos dónde elegir. Claro que si me preguntan, no es necesario. Encuentro que la versión en español está muy bien lograda y comparada con las sajonas, es la más fiel, pues intenta reflejar el estilo del original respetando la separación entre las oraciones. Al mismo tiempo evita la monotonía que acecha en la traducción del japonés:  スパゲティー (espagueti) figura tres veces en el original, pero en español, sólo dos, y separadas por “pasta”. Es que en español no nos gusta la repetición, y con tanto espagueti en tan pocas líneas, nos daría indigestión. Tampoco agrega nada que no sea necesario (nótese el there I am, de Birbaum, que no está en el original).

Spaghettis

Spaghettis (Photo credit: HatM)

Podríamos hablar además de la diferencia de tiempo verbal en la primera versión inglesa, pero con esto de los espaguetis, ya me dio hambre. Hasta la próxima.

 

8 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Propaganda electoral

No, no se asuste, no vamos a hablar de política en sí.  Lo que sucede es que  la burda y numerosa propaganda electoral repartida por Santiago me obliga a recordar  con nostalgia el sistema de campañas japonés. Como la ley chilena permite la colocación de propaganda movible en la vía pública, las veredas  de Santiago (y del resto de Chile, me imagino) este mes están plagadas de las llamadas “palomas”, que  son las horrendas gigantografías de candidatos maquillados y con un fondo insulso, con algún tipo de eslogan que pretende captar votos.  Aparte de ser un atentado contra la estética urbana, afectan enormemente la visibilidad de automovilistas, ciclistas y peatones, lo que contribuye a caldear los ánimos. Si eso fuera poco, está el problema de que después de las elecciones, pasan a ser basura. (ya de antes, podríamos decir, pero no exageremos).

 

¿Y qué pasa en Japón? Otra cosa, claro. Para variar, están mucho más ordenados:

Panel de propaganda electoral, cerca de Sangenjaya, Tokio
Foto: estepechito

Como pueden ver, la propaganda callejera consiste en un panel donde cada candidato tiene la misma cantidad de espacio disponible para su afiche, acompañado de informaciones relativas a la elección, y por su puesto, una petición de “no estacionar”  ni la bici ni el auto frente al cartel. Si me preguntan, un ejemplo de urbanidad e igualdad, ¿n0?

Ahora si entramos al tema de la propaganda oral, que alguna vez en Tokio me tocó escuchar en domingo o festivo cerca de las 7 de la mañana, con una chillona repetición del nombre del candidato y una retahíla de palabras corteses (pero vanas, supongo), pues ahí se les cae a mis amigos nipones toda la urbanidad. Pero bueno, nadie es perfecto.

 

1 comentario

Archivado bajo Cultura japonesa

Concurso de oratoria en japonés, Santiago de Chile, 2012

 

Uf, entre una cosa y otra casi les dejo sin publicación. Pero no, aquí estamos.  Aunque quizás para muchos no sea de ninguna utilidad, los dejo con la invitación al concurso de oratoria en japonés, que se realiza todos los años por estas fechas y donde  participan estudiantes del idioma de las diferentes instituciones que lo imparten en el país. Debería haberlo dicho antes, lo sé, pero como dice el viejo y conocido refrán, “más vale tarde que cien volando” (bueno, la idea es esa).
 

1.  Lugar y Fecha

 

Sábado 17 de noviembre de 2012,

 

15:00 – 19:00

 

Auditorio “Enrique Froemel”,  Universidad de Santiago de Chile.

 

Las Sophoras 175, Estación Central

 

Requisitos y formulario de postulación disponibles para descarga en: http://www.cl.emb-japan.go.jp

 

Bueno, eso, espero para la próxima estar algo más interesante e informativo.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura japonesa

Entre palabrear y girar las raíces.

Hace tiempo que no publicaba algo con un título tan críptico.  Vayamos por parte: ayer en la calle escuché lo siguiente: “eso ya lo tengo medio palabreado”, lo que traducido a un español neutro sería algo así como “este tema está conversado y más o menos acordado”. Esto me recordó al nemawashi japonés (根回し), que es una práctica común en la toma de decisiones en cualquier organización nipona, que consiste en “hacer política de pasillo, o lobby” o discutir de manera informal con todos los involucrados antes de decidir sobre un tema específico.  Su traducción literal es “girar o voltear las raíces”, ya que se supone que al trasplantar un árbol hay que cavar alrededor de las raíces . Sí, un poco lejana la etimología, pero es la explicación más frecuente.  Si bien normalmente tendemos a considerar esta política de pasillo como algo negativo, también podemos considerarlo como una estrategia positiva para mantener la armonía de grupo y evitar conflictos directos. En mi opinión, este es un aspecto cultural que japoneses y chilenos tienen en común.

 

Nemawashi suele darse como ejemplo de culturema japonés de difícil traducción, tanto por carecer de un equivalente directo en otros idiomas, como por no tener el  matiz negativo de la traducción que nos da el diccionario “política de pasillo”.  Sin embargo, en mi opinión, el chilenismo palabrear tiene bastante de nemawashi.  Si bien puede que  no siempre sirva como traducción, en algunos casos sí:

 

あの件で委員会に根回ししてある。 —> Ese tema ya está palabreado con el comité.

 

El problema que queda es localismo y coloquialismo del verbo “palabrear”, pero en términos puramente semánticos, en este caso creo que queda bastante bien.

Y es que ese suele ser otro de los grandes problemas de la traducción del japonés al español: muchas veces tenemos la que consideramos la traducción perfecta, pero no podemos usarla porque la audiencia capaz de entenderla se restringe únicamente a nuestro dialecto, o el nivel de formalidad es completamente opuesto al original. Al final, siempre es un desafío.

Roots

Roots (Photo credit: Sweetdevil)

 

 

7 comentarios

Archivado bajo Cultura japonesa, Traducción