Archivo mensual: abril 2012

Diarios de damas de la corte Heian

Tras ya no sé cúanto tiempo, acabo de terminar la lectura del libro que da título a esta entrada.  Se trata de una recopilación de “diarios” escritos por cortesanas japonesas por ahí por el año 1000.  O sea, que nuevos no son.  Y para mi (dis)gusto, se nota bastante. Aunque no son diarios cronológicos exactos día por día, describen la cotidianidad de las damas de ese entonces en esas latitudes:  emocionarse con la vista de la luna entre la bruma,  sollozar porque el cerezo pierde las flores, o repetir mantras para ahuyentar a los malos espíritus durante el alumbramiento del vástago de su “excelencia el excelso emperador divino y celestial”. Bueno, exagero un poco, pero esa es la idea. Lo que pasa es que al tratarse de una traducción que intenta darnos a entender un mundo concebido en otro tiempo y en una cultura tan disímil a la nuestra, resulta muy difícil que salga natural. Muchas veces resulta forzado, para mi gusto. Disculpen la baja calidad de la foto

Si bien abundan las notas al pie, algunas más justificables que otras, el principal problema es el contenido mismo: no pasa mucho que digamos. Mucho poema, mucho amor, desamor, rencor, etc., pero todo descrito de una manera que a mí me resultó algo soporífera. (Por eso me demoré tanto).  De todas formas, es probablemente el precio a pagar para poder acceder a estas obras, ya que el japonés del año mil es “un poco más difícil” de leer que el actual. (Ironía, ya que es prácticamente otro idioma). Asimismo, son una herramienta para conocer cómo era la vida en el Japón y especular  sobre su relación con la idiosincrasia nipona actual.

Además, aunque se trata de una traducción indirecta hay que reconocer que son pocas las veces en que se nota de manera muy evidente (“nos sentíamos embarazadas”, donde probablemente el inglés diría embarrased). De todas formas, el trabajo de documentación del traductor, que presumiblemente no sabe japonés, resulta más que destacable.

1 comentario

Archivado bajo Opiniones, Reseñas, Traducción

Kanas raros

Raros, en el sentido de poco frecuentes e irregulares. La otra vez, cuando hablábamos de los kanjis y sus variantes, decíamos que los katakanas y hiraganas era más o menos 50 cada uno. Pues, no era tan cierto. No es que sea mentira, ya que es como la verdad semioficial, pero resulta que con los kanas pasa algo parecido a los kanjis y sus variaciones. Claro, son muchísimo menos, pero el fenómeno es el mismo.  El 2009 vi este letrero en Kanda, un barrio de Tokio:

¿Cómo dice que se lee?

Cualquier más o menos iniciado en los misterios de la escritura japonesa,  se quedará pegado con la letra que viene después de や y antes de そば. Podremos entender que es un aviso de un local de fideos soba que se llama ya-algo, pero nada más.  Me quede con la incógnita hasta hoy, casi tres años después. El misterio me lo resolvió esta paginita, donde se recopila todo tipo de variantes, rarezas, formas etimológicas. etc,  para kanas y kanjis tanto chinos como japoneses y coreanos. O sea, que viene a  ser un intento por contar los granitos de arroz, como decíamos el otro día.

Entonces, ¿qué es lo que dice la foto?  Según la página, ese carácter (que aquí no puedo escribir porque no está recopilado en los caracteres del computador) es un variante del kana ぶ originado a partir de 婦. O sea, el nombre del local es やぶ, “Yabu Soba”.  Lo curioso es que la foto que saqué yo y la foto de la otra página se refieren al mismo local, sólo que a diferentes sucursales: o sea, el uso de dicho carácter es más que reducido. (Que el restorán tenga muchas surcursales, no cuenta para decir que la letra es de uso frecuente).

Así que ya saben, la próxima vez que alguien les diga que se sabe todo el katakana y el hiragana, sorpréndanlo con esta página.

Deja un comentario

Archivado bajo Trivia

Máquinas de escribir

Quienes se hayan dado una vuelta por www.jlperello.com, probablemente habrán visto una foto oscura y algo misteriosa en la que se alcanza a distinguir algunas letras japonesas al revés. Si se han preguntado qué diablos es, aquí encontrarán la respuesta:

Se trata de los tipos móviles, un tanto maltratados por el tiempo, de una muy antigua máquina de escribir japonesa. Al lado tenemos un modelo más moderno. Ambas son piezas de un museo en Shimabara, cerca de Nagasaki. No me acuerdo qué más había en el museo. Fue tanto lo que me sorprendí, ya que hasta ese entonces pensaba que simplemente no habían existido, porque “cómo iba a ser posible que existieran, con tantas letras”, pensaba. Pero ahí están.

En principio de  funcionamiento era parecido al de las máquinas occidentales, ya que consistía en estampar cada tipo entintado al golpear la hoja de papel.  La diferencia es que el tablero de posibilidades es mucho mayor, por lo que había que usar un sistema de coordenadas para encontrar el carácter deseado. Por lo visto era un proceso bastante lento, así que nunca tuvieron la misma masificación que en occidente.  Aparentemente se usaban con frecuencia, y hasta hace no mucho, para la emisión de partidas de nacimiento y documentos similares de carácter institucional.  No creo que se usaran para novelas baratas, cartas de amor o tareas escolares, como en estas latitudes.

Para que se lo imaginen mejor, un video en el que se usa una mucho más moderna, y eléctrica.

Deja un comentario

Archivado bajo Trivia

¿Cuántas letras hay en japonés?

kanji written in japanese kanji

"kanji" escrito en kanji (Photo credit: Wikipedia)

Más de alguna vez me han hecho esa pregunta. Pero resulta que la respuesta no es nada de fácil y es de esas en que quién pregunta se queda con la sensación de que la respuesta es una estafa. Lo que pasa es que depende.  Si consideramos las letras fonéticas de los silabarios katakana y hiragana, tendremos poco más de 50 para cada uno. Sin embargo, el asunto no queda ahí. Porque también tenemos los kanjis, que son los caracteres ideográficos, provenientes del chino, que los japoneses adoptaron más o menos en el siglo III.

Y kanjis, hay muchos. ¿cientos? No, miles. Actualmente, al graduarse del colegio, se espera que el alumno conozca los 1945 signos de uso general recomendados por el Ministerio de Educación, más unos casi 200 más de uso típico en nombres propios.  Eso es lo mínimamente necesario para poder leer el diario, las revistas y llevar una vida alfabetizada normal. Pero ese es sólo el comienzo. Existen muchísimos kanjis de uso poco frecuente o especializado.

Entonces, ¿a cuánto ascienden?

Antiguamente se consideraba que a 50 mil, considerando todos los usados alguna vez en chino, coreano y japonés. Pero resulta que después alguien se dió cuenta que en realidad, por ejemplo en inscripciones antiguas en templos, en letreros actuales y en general en el mundo más allá del diccionario, era posible apreciar kanjis que no figuraban como aceptados u oficiales, pero que aún así se utilizan. Esos son los que se conocen como “variantes” de un mismo kanji. Por ejemplo, 島 que significa isla y se pronuncia /shima/ también puede verse por ahí escrito como 嶋. La única diferencia quizás sea que el segundo podría tener un matiz más arcaico.

La explicación de la existencia de estas variaciones radica en que antiguamente, como la escritura en China se restringía a los escribas oficiales, más de alguno se inventaba sus propias grafías sin querer o, para no quedar mal. Tales divergencias eran a su vez copiadas por otros escribas y así sucesivamente. Asimismo, el traspaso del chino al japonés no se realizó de manera concertada ni de una sola vez, por lo tanto se heredaron también las divergencias.   Entonces, contar kanjis es como contar los granitos de arroz de una cosecha: no son infinitos, pero hacerlo es imposible en la práctica.

En todo caso, no se asuste. Basta con aprender los poco más de 2000 recomendados y listo. El resto se lo topará sólo de tarde en tarde, y nadie le recriminará no saberlos.

5 comentarios

Archivado bajo Trivia