Archivo mensual: noviembre 2011

To be or not to be…

Si bien el tema de si debemos los traductores atrevernos o no a traducir a la que no es nuestra lengua materna tiene distintas aristas, por lo general, soy de los que prefiere hacerlo únicamente en una dirección. No me niego a la posibilidad de que haya colegas capaces de producir textos muy buenos en su segunda lengua, pero en mi impresión, eso es muy poco frecuente y por lo general, entre personas cuya experiencia de vida los ha mantenido en contacto directo con ambos mundos. En muy pocos casos, entre aquellos que han aprendido la segunda lengua ya de adultos.  En general esa es la idea que transmito a mis alumnos, ya que por muy correcto que esté nuestro texto desde una perspectiva gramatical, lo más probable es que carezca de toda naturalidad y apeste a traducción.  Un caso no muy gramatical, pero que vale la pena comentar, es el de un señor inglés que en 1874 publicó en una revista de Yokohama un fragmento de su traducción al japonés del célebre  monólogo de Hamlet*:

“To be or not to be, that is the question”, se transformó en: 

“あります、ありません、あれは何ですか”

Siendo un poco generosos, podríamos traducir al castellano como:

“Hay, no hay, ¿qué es eso?”.

Y eso, ¡más de 100 años antes de Google Translate!

 

* Mencionado por Kita Shiro en Nichi-Eigo hikakuron, Tōkyō : Shūkōsha, Shōwa 49 [1974]

 

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Across

Bueno, hace un buen tiempo ya, prometí que comentaría otra herramientas de traducción para los regalones. Así que aquí vamos, con la más bien desconocida Across. Este es un programa enorme  que, a diferencia de Wordfast Classic, no trabaja dentro de Word, sino que consiste en un entorno independiente, desde el cual los archivos traducidos son recreados, en el formato correspondiente, una vez terminados.

Cuando digo enorme, me refiero a la instalación, que duró más o menos media hora, cuando todo fue bien, en un netbook con XP. En Windows 7 me sale un error esotérico durante el proceso de instalación, el cual me impidió seguir adelante.  Aunque como es un programón, primero hay que instalar bases de datos SQL y otras cosas que suenan y se ven complicadas.

Al final, pude probarlo y se ve bastante bonito, es rápido y además cuenta con muchas opciones administrativas para la traducción, como por ejemplo plazos de entrega y estados de avance para cada documento. Otra particularidad es que segmenta originalmente por párrafos, lo que facilita el trabajo a la hora de fusionar o dividir oraciones al traspasarlas a otra lengua. Permite importar memorias en formato TMX sin grandes contratiempos, aunque para mi gusto un poco lentamente (aunque puede ser culpa del hardware, hay que ser justos).

También tiene varias alternativas de traducción automática en línea (intertran, systran y otros), que se despliegan [desafortunadamente] en Explorer, aunque uno tenga otro navegador predeterminado.  Posee además una función poco frecuente en otras herramientas es que cuenta la cantidad de palabras por las que nuestra traducción excede al original, o viceversa, lo que es muy útil cuando hay restricciones de espacio.

De todas formas, aunque se ve bastante atractivo y poderoso, no sé si vale la pena tanta parafernalia. Tendría que poder instalarlo en mi maquinita regalona y poder probarlo con mayor comodidad que la que puede dar un netbook de teclas minúsculas.

Así que eso no más. Si alguien se anima, que pruebe cuando tenga algo de tiempo. Total es gratis (aunque exige registrarse, a menos que se use el demo),

Les dejo algunas capturas de pantalla para que se hagan una idea.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Deja un comentario

Archivado bajo CAT, Opiniones, Reseñas, Traducción

Problemas de traducción: polisemia y diversidad de registros en un juego de palabras

Advertencia para dueños de perros: difícil traducción

En un parque de Fuchu, Tokio

Este letrero es un buen ejemplo de un más que seguro problema de traducción, y además, de adaptación gráfica. Si bien el mensaje en sí no reviste grandes dificultades, se basa en un juego de palabras que complica su traslado a nuestra lengua. La dificultad está en la superposición del texto vertical en fondo verde, algo así como “Lleve a su perrito con correa” (o no lo lleve suelto, si queremos modularlo), con el texto horizontal en fondo naranjo “Reclamo número uno” (o el reclamo más frecuente, para que nos entendamos mejor).  ¿Y dónde está el juego de palabras?, se preguntarán.  Resulta que aprovechando la versatilidad direccional del japonés, que puede escribirse horizontalmente de izquierda a derecha como el español, o verticalmente de derecha a izquierda, como el chino, la última palabra de una oración es la primera de la otra. Ahora, es la misma palabra en términos fonéticos:  ワン wan.  Pero no lo es en términos semánticos. En un caso es la onomatopeya con que se nombra a los perros en lenguaje infantil (como nuestro guau guau), y en el otro, un anglicismo para el número uno (one).

Entonces el desafío sería traducir las dos frases manteniendo un juego de palabras.  “Guau, como aumentan los reclamos” y “no lleve suelto a su guau guau”. Igual,  no me convence mucho, aparte de que necesitaremos un diseño gráfico distinto para adaptar el juego, en especial porque nos impone otro problema de traducción desde el japonés: la diversidad de registros. En castellano los guaus no serían muy aceptables para un letrero municipal.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

6 comentarios

Archivado bajo Opiniones, Traducción

¿Condoro?

Cóndor ¿ito?

¿Idea mía o la tipografía del letrero de la foto es sospechosamente similar a la de nuestro querido Condorito?  Desde que tomé esta foto el 2003 en Tokio no me lo he podido explicar. Se trata de un lugar donde se juega al pachinko, una especie de máquina tragamonedas que envicia a más de algún japonés. Si me preguntan a mí, es un jueguito bien aburrido ideal para el despilfarro, pero a juzgar por la proliferación de tales antros en suelo japonés, parece que los tahúres nipones son menos exigentes que yo. Pero bueno, volvamos al letrero.  Que la tienda se llame cóndor, puede ser, pero que lo escriban con las letras de Condorito, me deja un poco intranquilo…y que lo ilustren con un águila, mucho más.  Pero claro, el águila es mucho más fotogénico que el cóndor…

centre

Imágen de Wikipedia

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Primera conferencia latinoamericana de Proz.com

El fin de semana pasado tuve la oportunidad de asistir, muy bien acompañado, a la primera conferencia de latinoamericana de Proz, realizada en la acogedora pero alergénica Montevideo, Uruguay. Siempre es un placer compartir con colegas y sobre todo, tener la oportunidad de codearse con lumbreras de la profesión. Muy alto el nivel de las conferencias y muy atinado el enfoque general, que se centró en cuestiones prácticas que nos permiten mejorar nuestro desempeño.  Temas como la seguridad informática, las posibilidades que nos abren los avances en la traducción automática, las dudas ortotipográficas o los nuevos desafíos y oportunidades que nos plantea la ya no tan incipiente industria de la localización hicieron las delicias de un servidor.  Muchas felicitaciones a los organizadores.

Para las páginas sociales

 

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized