In memoriam: Marina Orellana y Eugene Nida


El pasado agosto se llevó a dos grandes figuras de la traducción: Marina Orellana, orgullo de la traducción nacional, autora del muy práctico glosario internacional para el traductor y miembro honorario (¿u honoraria? ella habría sabido responder) del colegio de traductores de Santiago.
El otro deceso fue Eugene Nida, famoso teórico de la traducción y creador de la idea de “equivalencia dinámica”, según la cual una traducción debe surtir el mismo efecto en su lector que el texto original en el lector original. Aunque no queda muy claro cómo podría medirse este efecto, ya que muchas veces se trata sólo de procesos mentales no conmensurables (a menos que se trate de instrucciones, como cierre la ventana o salte en un pie), el concepto influyó enormemente  en el desarrollo de la traductología moderna.

Ninguno de los dos pasó agosto, pero ambos murieron de más de 90 años, dejando un importante legado que ha ayudado e influido a las nuevas generaciones de traductores, aunque muchos ni siquiera estén conscientes de ello.   Como ninguno de los decesos recibió su cobertura merecida en la prensa, esta entrada está dedicada a ellos. Ni que fuera suficiente, pero igual.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Anuncios

7 comentarios

Archivado bajo Opiniones

7 Respuestas a “In memoriam: Marina Orellana y Eugene Nida

  1. Alberto

    A propósito del “Glosario internacional para el traductor”, es de justicia rendir, asimismo, un homenaje a Mr. John D. Chadburn, destacado traductor responsable de la sección español-inglés de dicha obra, quien también falleció hace algunos años a avanzada edad (¿será la longevidad un privilegio asociado a este oficio?).

  2. Toda la razón, resulta justo mencionar a John D. Chadburn. Y con respecto a la longevidad, ¡ojalá!

  3. Alberto

    La gracia que tiene el trabajo de Mr. Chadburn es que entrega el equivalente en inglés de muchos términos y expresiones propios de Latinoamérica en general, y de Chile en particular, por ejemplo el verbo “transar” en su acepción bursátil.

  4. Aldo Alan Marchant-Sarrié

    Aunque nací en Chile, me crié y eduqué en Estados Unidos y he trabajado
    con ambos idiomas por más de 50 años, considero el texto ‘ La Traducción
    del inglés al castellano’ un aporte extraordinario al conocimiento de ambos
    idiomas de parte de la señora Marina Orellana ( Que triste que los chilenos
    quieran tan poco a su gente, sobretodo a la de verdadero valor.)

    Dios la tenga en su reino .

    Aldo Alan Marchant-Sarrié
    Viña del Mar
    Miércoles 26 de marzo de 2014

    • Alberto

      Yo tuve la fortuna de alcanzar a conocerla cuando coincidimos como asistentes a diversos congresos y seminarios, y aproveché de agradecerle por toda su valiosa labor de la que todos obtenemos un enorme provecho. Saludos.

      • Yo la vi una vez de lejos, para una de las primeras celebraciones del día del traductor a las que fui, pero ya estaba bien avanzada de edad. Suerte la tuya, me imagino que se debe haber alegrado. Saludos.

    • Más vale tarde que nunca, dicen, así que respondo ahora, luego de una gran traspapelada con este comentario. Toda la razón, Aldo, debiera ser mucho más reconocida, pero bueno, así es nuestro país. Si no mete goles afuera, no cuenta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s